La Universidad celebra el Día de Bochum con ponencias y un acto institucional

A. S.
MILÁN. La apertura de las jornadas, en Filología. / J. D./
MILÁN. La apertura de las jornadas, en Filología. / J. D.

Oviedo y Bochum están hermanadas desde 1980. La relación entre ambas ciudades ha traspasado las fronteras académicas y la Universidad conmemoró ayer las relaciones. Lo hizo en sus aulas y en el Edificio Histórico, a través de ponencias y de un cordial saludo. La institución académica asturiana desarrolla junto a la alemana un programa para impulsar el conocimiento de las lenguas maternas de cada una de ellas. Se llama Tándem y proporciona a los alumnos participantes créditos de libre elección.

Durante cuatro semanas, los jóvenes charlan con una pareja de nacionalidad opuesta un total de cuatro horas. Bochum y Oviedo han editado material didáctico conjunto y trabajan codo a codo para potenciar las lenguas. Además, la Universidad asturiana tiene como espejo a la de su ciudad hermana para implantar las nuevas directrices de adaptación al Espacio de Educación Superior Europeo. La de Bochum fue una de las primeras en aplicar los cambios que derivaron de la reforma de Bolonia.

Los estudiantes del campus del Milán pudieron visionar ayer un vídeo sobre el programa Tándem. También conocieron el trabajo de investigación realizado por Helmut Brammerts sobre «el sistema temporal de las hablas astur-leonesas». Ya por la tarde, la Universidad celebró un acto institucional para celebrar las cordiales relaciones con la institución académica alemana. El rector, Juan Vázquez, se reunió en el Aula Magna con la directora de Relaciones Internacionales de la Universidad de Bochum, Jutta Schmid, y con otros representantes. En el acto intervinieron cuatro ex alumnos que se beneficiaron del hermanamiento y aprendieron la lengua gracias a los contactos entre universidades.