La Casa del Mar queda descartada como centro de servicios múltiples

El Principado decide negociar la cesión de la Casa del Pescador tras comprobar la inestabilidad de la finca y el coste de las obras

ANA MORIYÓN
PELIGRO. La Casa del Mar está desalojada desde 2004. / N. A./
PELIGRO. La Casa del Mar está desalojada desde 2004. / N. A.

El Gobierno del Principado ha descartado la rehabilitación de la Casa del Mar, en la villa marinera de Lastres, como centro de servicios múltiples. Así lo ha decidido la Consejería de Administraciones Públicas después de recibir el informe geotécnico, y el estudio relativo a la habitabilidad estructural del edificio encargado por este departamento, del que se desprende que el proyecto de cimentación e instalación de un ascensor en el actual inmueble tendría un coste aproximado de 1,5 millones de euros. El informe al que ha tenido acceso EL COMERCIO establece, además, que «el éxito de esta rehabilitación estaría condicionado a que no existiera a lo largo de la vida del edificio movimientos de ladera que puedan afectar a la nueva cimentación».

Ante estos datos, el departamento que encabeza Ana Rosa Migoya descarta la rehabilitación del edificio y confirma que iniciará negociaciones con el Ayuntamiento de Colunga y la Cofradía de Pescadores para la cesión del inmueble de la Casa del Pescador como sede de un futuro centro de servicios múltiples de Lastres. De llegar a buen puerto estas negociaciones, la consejería tiene intención de crear una biblioteca y un telecentro en este local.

El edificio de la Casa del Mar de Lastres está situado al pie de la ladera denominada La Camperina, colindante con la carretera AS-257. Su construcción data de 1987 y desde su entrega, el edificio manifestó daños producidos por la inestabilidad general de la ladera en la que está ubicado. En 1972, el anterior edificio que ocupaba la Casa del Mar tuvo que ser desalojado y posteriormente demolido por problemas de cimentación. El movimiento de la ladera produjo posteriormente graves daños en los años 1979 y 1994, en los que sendos corrimientos de tierra sepultaron varios edificios adyacentes a la Casa del Mar.

Muro empotrado

La inestabilidad del terreno ha afectado también a la carretera local que bordea la parte alta del edificio y sobre todo a la AS-257, lo que ha obligado a realizar importantes obras de reparación hasta que en 1986 se adoptó como solución definitiva la ejecución de un muro empotrado de contrafuertes.

En 2004, el Instituto Social de la Marina ordenó el cierre inmediato de la Casa del Mar al entender que el edificio presentaba deficiencias estructurales que hacían peligrosa su ocupación y obligando, por tanto, a desalojar del mismo todas aquellas dependencias que allí se ubicaban. Entre ellas, el consultorio médico, los servicios administrativos de gestión del Régimen Especial del Mar, la sede de la Asociación de Pensionistas y el salón de actos que hasta aquel momento existía en Lastres, y en el que se hacían reuniones, se ofrecían cursos y hasta se realizaban obras de teatro.

Desde entonces, los vecinos de la parroquia han venido reclamando soluciones, sobre todo para la creación de un centro de salud. Y es que durante estos últimos cuatro años vienen utilizando como consultorio un bajo en la plaza de San Antonio que, entienden, no se ajusta a las necesidades de la población. El local es tan pequeño que, en ocasiones, los enfermos deben esperar su turno en la calle.