«El Parque tiene tal exigencia científica que convence incluso a los paleontólogos»

Los autores de las réplicas de Teverga, que cumplen un año, destacan que gracias al museo las «cuevas están cerradas al público» y se asegura su conservación

LETICIA ÁLVAREZ
ARTE. Dos visitantes contemplan uno de las pinturas rupestres reproducidas en el Parque Prehistórico de Teverga. / LUIS SEVILLA/
ARTE. Dos visitantes contemplan uno de las pinturas rupestres reproducidas en el Parque Prehistórico de Teverga. / LUIS SEVILLA

Son artistas de hoy, pero han sido capaces de meterse en la mente de los creadores prehistóricos. Pedro Saura, Matilde Múzquiz y Begoña Millán, autores de las pinturas que reprodujeron el más importante patrimonio español de arte rupestre paleolítico en el Parque de la Prehistoria de Teverga, asistieron ayer a la celebración del primer aniversario de las instalaciones.

Aseguran que nada hay igual en el mundo, excepto la interpretación museística que también hicieron para Altamira. Porque en ambas, la cántabra y el parque asturiano, el método de trabajo consistió en una lectura al detalle de las creaciones de nuestros más antiguos antecesores. «Nunca antes se había preparado primero el soporte sobre el que reproducir la pintura como nosotros hemos hecho. Nuestras rocas son exactas en todos los sentidos a las originales, tanto por su color, su absorción, las grietas, la textura, su relieve... Cuando ya tenemos la piedra lista empleamos los mismos pigmentos que emplearon aquellos artistas y, no sólo eso, además reproducimos el proceso que siguieron en cada una de ellas paso a paso», comenta Saura, profesor de Fotografía de grado máximo en la Facultad de Bellas Artes y ex dibujante del Museo Arqueológico de Madrid.

«Sin ese mapa de la roca, sin conseguir una reproducción fiel a la piedra sobre la que pintaron, el dibujo sería diferente», añade Millán. Y más allá aún va Múzquiz cuando asegura que «como artistas estamos entrenados para percibir qué hay detrás de sus dibujos, si no llegas al alma de esos creadores eres incapaz de transmitir lo que ellos querían».

Los tres investigadores formaron parte ayer de la comitiva que recorrió el Parque de la Prehistoria de Teverga en su primer año abierto al público. Además estuvieron presentes el responsable del discurso científico aplicado al museo, el catedrático Javier Fortea, y el gerente del Parque, Félix Fernández Castro, así como la alcaldesa de Teverga, María del Carmen Fernández, y la consejera de Cultura del Principado, Encarna Rodríguez. Fue ésta quien se encargó de recordar que en este tiempo, el parque ha recibido la visita de algo más de 55.000 personas, «situándose así entre los cinco primeros equipamientos del Principado junto a la Laboral, el Museo de la Minería, el Bellas Artes y el Muja».

Una atracción cultural

Encarna Rodríguez comentó que ha sido «un motor de atracción cultural y de turismo en toda la zona que ha venido a favorecer también a todos los hosteleros y hoteleros del concejo». Un aspecto que corroboró la alcaldesa al asegurar que las 350 plazas hoteleras de la zona se cubrieron en Semana Santa y «otras tantas se hubieran llenado».

La jornada de puertas abiertas establecida para conmemorar el aniversario atrajo al equipamiento a numerosos vecinos de la comarca que aprovecharon para conocer unas pinturas que, aunque reproducciones, «son de tal exigencia científica que convencen incluso a los paleontólogos que las visitan», según explica Pedro Saura.

Y es que parques como el de Teverga existen, en palabras de este investigador, porque «de otro modo la gente no podría ver ese conjunto de únicas pinturas inaccesible por razones de conservación».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos