Vilabrille ratifica la permanencia de la carpa del Jovellanos «hasta que sea necesario»

«Que estén tranquilos, que no faltará un sitio para el recreo», dice el edil El consejo escolar pide que continúe hasta que esté construido el patio porticado del nuevo centro

EVA L. MACHADO

La comunidad escolar del colegio Jovellanos advirtió ayer que «no admitirá, negociará, ni tan siquiera discutirá» la retirada de la carpa ubicada en la calle Tomás y Valiente, donde los alumnos del centro pasan los recreos desde el pasado mes de noviembre. Esta decisión fue tomada porque las obras del derribo de la Cátedra de Jovellanos, anexa al centro, impiden que los niños utilicen el patio.

Además, el Consejo Escolar señala que ha querido manifestar su postura en este momento porque anteayer «se agotó el plazo dado por el concejal de Educación, Justo Vilabrille, para que hiciera propuestas alternativas a la carpa y no se ha producido ninguna». Incluso asegura que «para alcanzar estos objetivos la comunidad escolar no dudará en utilizar todos los medios de resistencia a su alcance».

Sin embargo, parece que, de momento, esto no será necesario porque Vilabrille aseguró ayer que la carpa «continuará hasta que sea necesario». Al mismo tiempo, quiso tranquilizar a los padres y profesores y comentó que «no faltará un lugar donde los alumnos pasen el recreo, que no se preocupen», sentenció.

De todas maneras, el Consejo Escolar insiste en exigir que la carpa continúe «hasta que esté construido el patio porticado del nuevo colegio». Además, se queja del «hartazgo de las personas que componen este órgano, en representación de la comunidad educativa, por la actitud escurridiza del concejal de Educación».

Según arguyen, «desde el punto de vista educativo y pedagógico, desde el simple punto de vista de la planificación de cualquier actividad humana, es insostenible la inconsistencia, la inseguridad, la falta de perspectivas y de garantías de futuro. Esto es lo que sistemáticamente Justo Vilabrille ha ofrecido a esta comunidad educativa».

Según señala el presidente del consejo y director del colegio, Mario Suárez, «la continuidad de la famosa carpa se está convirtiendo en un culebrón para la ciudad. Y para el colegio en una fuente de problemas, de zozobra de la vida escolar».

Tras el final del derribo de la Cátedra, en estos momentos se está tramitando la licencia de obras para comenzar la construcción del nuevo edificio. El Ayuntamiento espera que sea con rapidez. Aún así, el edil aseguró la pasada semana, que todavía no se sabe qué espacio quedará libre para utilizarlo como patio.

Escuelas de 0 a 3 años

A su vez, el concejal de Educación se reunió ayer con la comisión de seguimiento de la red de las escuelas de cero a tres años en la Federación Asturiana de Concejos (FACC). Durante el encuentro, indicó, sólo se trataron temas «técnicos» y en ningún momento se habló del proyecto del gobierno regional de delegar en los municipios la competencia de la educación en esta etapa.

Según manifestó Justo Vilabrille, «hemos hablado única y exclusivamente sobre la adaptación de los tribunales de selección para las nuevas contrataciones».

Tras la entrada en vigor, el 14 de mayo del pasado año, del Estatuto Básico del Empleado Público, los cargos electos han quedado fuera de los órganos de los selección de los funcionariado.

Fotos

Vídeos