La fiscal jefe de Gijón crea nuevas especialidades y traslada a los funcionarios de Civil a Poniente

Entre las nuevas especialidades se encuentra la de Seguridad Vial y la de Violencia de Género

EUROPA PRESS | GIJÓN

La fiscal jefe de Gijón, Rosa María Álvarez, ha comenzado a realizar cambios en la reorganización del trabajo de la Fiscalía gijonesa de cara a mejorar el servicio a los ciudadanos, tal como se comprometió en la toma de posesión del cargo el mes pasado. En este sentido, apuntó que hoy se ha hecho efectivo el traslado al Palacio de Justicia de Poniente de los dos funcionarios del área de Civil de la Fiscalía que estaban en los juzgados de Prendes Pando. En total, la Fiscalía cuenta con 8 funcionarios y 12 fiscales más un jefe, cuyo cargo ocupa actualmente ella.

Asimismo, dentro de la reorganización del trabajo, Álvarez explicó que se han creado nuevas especialidades, como la de Seguridad Vial y la de Violencia de Género. Aunque esta última ya estaba creada, los fiscales designados para estas dos especialidades serán adjuntos a los fiscales generales de Oviedo. La Fiscalía estará estructurada también en las especialidades de Contencioso y Laboral; Registro Civil; y Cooperación Internacional.

En cuanto a esta última, Álvarez es la encargada en Asturias de hacer de punto de contacto -hay uno en cada provincia- para gestionar estos asuntos, que tienen que ver con la colaboración con otros países en los procesos judiciales, como pueda ser el tomar declaración a un testigo que se encuentre en España, en este caso en Asturias, para trasladarla luego al país que lo solicite, o participar en alguna investigación, por ejemplo de fraude fiscal que tenga conexión en Asturias.

"Es un auxilio internacional", dijo al respecto de estas peticiones, que se conocen con el nombre de Comisión Rogatoria. La colaboración puede ser a la inversa, en la que desde Asturias se pida ayuda a otro país. Todo ello se gestiona a través de la Red Judicial y de Fiscalía Europea.