El PP plantea derribar El Molinón y levantar un estadio moderno en el mismo lugar

Pedro Muñiz habla de tirarlo «grada a grada» y, sobre la inversión, recuerda que «hubo dinero para comprar Mareo» «Se va a parchear y a pintar 'la vieja' por fuera y, por dentro, seguirá como estaba», dice del actual proyecto municipal

A. PRESEDO
ESTADIO. Un cartel colgado en la tribuna Sur anuncia la previsión de las obras de reforma en El Molinón. / SIMAL/
ESTADIO. Un cartel colgado en la tribuna Sur anuncia la previsión de las obras de reforma en El Molinón. / SIMAL

Derribar El Molinón «grada a grada» y construir un nuevo estadio acorde con las necesidades deportivas del Sporting. Esta es la propuesta que plantea el Partido Popular en Gijón a la vista de las, aseguran, «incertidumbres» que planean sobre el proyecto de remodelación del campo municipal encargado a la empresa Ruta de El Molinón. Los populares entienden que, en el mejor de los casos y con el citado proyecto auspiciado por el equipo de gobierno municipal, «se va a parchear y a pintar 'la vieja' por fuera y, por dentro, seguirá como estaba», con lo que, afirman, El Molinón no estaría homologado ni para jugar competiciones de la UEFA, «y no digamos para optar a ser sede de un posible Campeonato del Mundo o de una Eurocopa en España».

El ex director regional de Deportes del Principado y concejal del PP encargado de los asuntos deportivos, Pedro Muñiz, es de la opinión de que El Molinón, siempre conservando su actual ubicación, necesita una obra más completa de la que se plantea desde el Ayuntamiento, con una inversión que rondará los ocho millones de euros a cargo de la empresa concesionaria de los futuros locales ociosos. «Todo ese proyecto -señaló el edil popular- está más que en el aire. De hecho, las obras tenían que haber comenzado en el mes de junio del año pasado y todavía estamos esperando. En estos momentos, el Ayuntamiento aún no dispone, siquiera, del estudio encargado a la empresa Cadesa para conocer el estado de la estructura general de las gradas ni, por supuesto, el presupuesto que conllevará su reparación. Se habló de unos 500.000 a 700.000 euros, pero siempre sobre hipótesis y estas cantidades son claves a la hora de renegociar el contrato con la empresa concesionaria para asumir esos costes».

Abundando en este tema, Pedro Muñiz afirmó que «si la cantidad necesaria se dispara, hay dos posibilidades. Una, que la empresa Ruta de El Molinón decida rescindir el contrato, que estaría en su derecho. Otra, que el Ayuntamiento tenga que asumir los costes o ver como renegocia la concesión de más metros cuadrados a la empresa concesionaria a cambio del aumento de inversión. En todo caso, nada se ha hablado de todo esto. De hecho, Ruta de El Molinón aún no ha entregado el proyecto de ejecución de obra y, por supuesto, no tiene licencia de obras, más allá de la adecuación de unas oficinas en el lugar donde estaba el taller de músicos».

Con todo, la mayor preocupación del Partido Popular no se centra tanto en presupuestos y plazos como en el previsible resultado final de los trabajos. «Lo que pretenden -dijo Pedro Muñiz- es hacer un lavado de la fachada y poco más. El campo quedará como está y tengo mis dudas de que reúna las condiciones para albergar competiciones de la UEFA. ¿Derribarlo entero? Por qué no. Se puede llegar a plantear tirar grada a grada y levantarlas en condiciones, por supuesto, siempre en el mismo lugar. Nos daría mucha pena que el Sporting llegue a jugar competición europea y que tenga que hacerlo en el Carlos Tartiere porque la UEFA no permita hacerlo en El Molinón. Es algo que puede suceder y que se tiene que prevenir ahora».

Parches sin futuro

Sobre la inversión que supondría derribar el campo y hacerlo de nuevo, el edil del PP afirmó que «son cuestiones a hablar, incluso con la Ruta de El Molinón, que tiene sus derechos y que, desde luego, hay que respetarlos. Oviedo hizo algo parecido, aunque, en el caso de El Molinón, no queremos que cambie de lugar. Además, ¿no hubo dinero para comprar Mareo? Habría que estudiar con detalle la viabilidad, pero cualquier cosa mejor que lo que ahora se plantea que, está claro, no responde a las necesidades del Sporting y de los gijoneses. Lo que se necesita y la ciudad reclama es un Molinón nuevo y no parches que no tienen el mejor futuro».

Estos planteamientos serán los que exponga hoy el concejal del Partido Popular a los representantes de la Federación de Peñas Sportinguistas , que también se manifestó a favor de una actuación más completa sobre El Molinón y que, en suma, tampoco ven con claridad los objetivos de la reforma planteada que, entiende, no pasa de cambiar la imagen del campo por el exterior y de algunas mejoras poco relevantes para las necesidades de El Molinón.