Consuelo Busto, reconocida con la Xana de Plata por su «innovadora» labor sidrera

El presidente de FCC insta a impulsar la iniciativa femenina en las empresas Asegura que será en la próxima generación cuando los hombres compartan el escenario de decisión

DIANA DE MIGUEL
SOLEMNIDAD. Paz Fernández Felgueroso, María Ángeles Fernández, Consuelo Busto y Graciano Torre hacen su entrada en el acto de entrega de la Xana de Plata a la Empresaria del Año. / JESÚS DÍAZ/
SOLEMNIDAD. Paz Fernández Felgueroso, María Ángeles Fernández, Consuelo Busto y Graciano Torre hacen su entrada en el acto de entrega de la Xana de Plata a la Empresaria del Año. / JESÚS DÍAZ

«Una empresaria ejemplar que logró hacerse un hueco y ser pionera en un sector que parecía reservado a los hombres». Fueron las palabras que utilizó ayer la presidenta de la Federación de Empresarias y Directivas Asturianas (FEDA), María de los Ángeles Fernández García, para definir a la gerente de Bodegas El Mayador, Consuelo Busto, que ayer recibió en Oviedo el premio Xana de Plata a la Empresaria Asturiana del Año. El galardón que la FEDA lleva otorgando desde hace más de una década nació con la vocación de ensalzar y reconocer el papel de la mujer dentro del mundo directivo y empresarial asturiano. Precisamente, fue la «ejemplar trayectoria de Consuelo Busto», según valoró ayer Fernández, y su «capacidad para abrirse a nuevos mercados con productores innovadores» las que, finalmente, inclinaron la decisión del jurado.

Tras la inesperada ausencia «por motivos personales» de la empresaria Esther Koplovitz, fue el presidente de la empresa Fomento de Construcciones y Contratas (FCC), Rafael Montes, el encargado de entregar el galardón a la empresaria asturiana. Montes no dudó en calificar a FCC como «una empresa femenina. Estamos perfectamente instalados en un matriarcado», reconoció.

El presidente de FCC comparó la trayectoria de Busto con la de la propia Koplovitz, quien también «irrumpió y logró hacerse un hueco en un escenario que hasta entonces había correspondido a los hombres». «Esther me gana por eso que tienen las mujeres llamado intuición femenina», señaló. El empresario se mostró convencido de que será en la próxima generación cuando los hombres terminarán compartiendo ese escenario de decisión con las mujeres. «El futuro pasa por ahí», reconoció.

El presidente de FCC atribuyó «a los aires femeninos» de la sociedad que preside una buena parte del éxito de su gestión. Con 105.000 empleados en un total de 52 países y una facturación que en 2007 estuvo cerca de los 14.000 millones de euros, FCC se ha consagrado, tras 40 años, «como la empresa con el menor índice de rotación de ejecutivos de España. Entonces, o somos masoquistas o es que la relación con la mujer es perfecta», apuntó Montes.

Trayectoria con escollos

Visiblemente emocionada, Busto se apoyó en un poema de Antonio Machado, 'Caminante no hay camino, se hace camino al andar', para definir su trayectoria. «El camino estuvo más empedrado de lo que hubiera imaginado nunca, pero aquí estoy, con unas cuantos kilómetros a mis espaldas», confíó.

Busto aseguró que el reconocimiento supone una «bocanada de aire fresco que me permitirá continuar por este camino unos cuantos años más». Aseguró que, pese a los cambios que ha sufrido la empresa desde su fundación en 1.939, Bodegas El Mayador sigue siendo una empresa familiar «que lucha por mantener vivos sus principios: innovación, calidad y respeto al medio ambiente».

Al igual que hizo minutos antes la presidenta de la FEDA, Busto animó a las empresarias asturianas a pelear para que su valor y empeño sea reconocido. «Repartir el tiempo entre la empresa y la familia es una tarea difícil, pero cada vez son más las mujeres que tras optar por ese camino ven su esfuerzo reconocido», señaló tras asegurar que su sueño se vio cumplido cuando en septiembre del año 2000 la empresa inauguró sus nuevas instalaciones «que me permitieron desarrollar el proyecto con el que siempre había soñado».

Además del premio Xana de Plata, la FEDA entregó ayer un accésit a la empresaria María Antonia Laruero «por su tesón y saber hacer» que dirige en solitario, desde 1974, su empresa del sector del mueble.

El acto contó con la participación del consejero de Industria, Graciano Torre; la consejera de Medio Ambiente, Belén Fernández; la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso; el presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Severino García Vigón, y representantes del Ayuntamiento de Oviedo y Avilés, entre otras numerosas personalidades del mundo de la empresa y de la política.

Desde que en 1996 comenzaron a entregarse, los premios Xana de Plata han reconocido la labor de empresarias asturianas como Pilar Fernández Vázquez, gerente de Egofact; Yolanda Nospi, de Nospi Construcciones; Marga Gómez, de Muebles Borovil; Conchita Quirós, de Libreria Cervantes; Manuela Jiménez, de Marieva Palace; Carmen Álvarez, de Gráficas Rigel; Belén Fernández López, de Textiles Novapex; Amor Saca, de Congelados Fandiño; Margarita Sánchez, del Grupo Sinergias, Investigación Formación y Desarrollo, y Beatriz Castro, de Congelados Basilio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos