Versionando a Da Vinci

El IES de Villaviciosa acoge hasta el día 30 una muestra en la que alumnos y profesores se convierten en los protagonistas de los lienzos más famosos de la Historia del Arte

I. GÓMEZ
GOYA. Profesores y alumnos recrean la escena de 'Los fusilamientos del 3 de mayo'. / I. G./
GOYA. Profesores y alumnos recrean la escena de 'Los fusilamientos del 3 de mayo'. / I. G.

Las tizas han reemplazado a las armas en 'Los fusilamientos del 3 de mayo'; el 'Gernika' muestra cómo la tecnología entierra las pizarras; la 'Gioconda' posa frente a la ría de Villaviciosa y 'La joven de la perla' es una estudiante maliaya. Así enseñan Historia del Arte en el IES de la Villa. Al menos, así lo harán este mes.

Hasta el día 30, el centro maliayo acogerá la exposición 'Semeyarte', realizada en el marco del proyecto escolar Fotopalabres -financiado por la Consejería de Educación y Ciencia- en el que alumnos y profesores se han convertido en los protagonistas de algunos de los cuadros más famosos de la Historia. Las singulares adaptaciones -que combinan la pintura y la fotografía- de 'La última cena' de Da Vinci, 'La Lección de Anatomía' de Rembrandt o 'El Cristo Crucificado' de Velázquez demuestran que «el arte está aquí, entre nosotros, aunque no nos demos cuenta», señaló Paco Ayala, uno de los maestros responsables de esta iniciativa, que este año cumple su octava edición.

Con la premisa de abrir el centro educativo a la comunidad -la muestra puede visitarse los días lectivos, entre las 8.15 y las 14.15 horas-, la trabajo ayuda no sólo a favorecer el aprendizaje de los estudiantes de ESO y Bachillerato, sino a fortalecer los lazos de unión entre alumnos y profesores. La elección de los personajes requiere complicidad: «En todos los cuadros hay un segundo mensaje, aunque sólo lo aprecian quienes conocen a los protagonistas. Por ejemplo, en el cuadro 'El autobús', de Frida Kahlo, los cinco chicos son inmigrantes o 'El beso', de Klimt, está colocado en el mismo sitio en el que la pareja, que es de verdad, se corteja durante los recreos», explicó Bernardo Busto, el otro profesor que ha impulsado este trabajo.

Dar forma a este proyecto, en el que se han versionado 37 obras clásicas de la pintura universal -seleccionadas de la obra '1.001 cuadros que ver antes de morir'-, ha necesitado más de seis meses de trabajo. «Las fotografías las hacíamos en los recreos y momentos libres que tenían los alumnos», señaló Busto. «Para cuando salían, teníamos que tenerlo todo preparado porque sólo disponíamos de 20 minutos para hacer las fotos y no siempre salen bien a la primera».

Interés por los deberes

Pero que los alumnos llegaran con los deberes hechos facilitaba la tarea: «Muchos nos pedían una imagen del cuadro y venían de casa con la pose estudiada», relataron los profesores, con incontenible emoción, al rememorar el interés mostrado de los jóvenes por este trabajo. «Incluso algunos venían con ropas similares», destacaron, aunque el objetivo era tomar las imágenes «con los alumnos de protagonistas, tal y como son y con los elementos que tenemos aquí».

Sin embargo, las oportunidades de los programas de edición fotográfica también ha facilitado la tarea. Por eso, 'El grito' de Munch recrea la técnica del original o el diseño que Warhol utilizó en el poster multicolor de Marilyn Monroe se ha recreado con alumnas del centro hasta completar toda una colección de arte.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos