Europa estudia el modelo francés para penalizar las descargas de música y películas

El comisario para el Mercado Interior de la UE estudia la implantación del modelo que Nicolás Sarkozy prepara para Francia, que consiste en bloquear el acceso a la red de los internautas más activos

COLPISA |MADRID
Logotipo de Emule, uno de los sistemas de descarga vía p2p más utilizados en la red. / E. C./
Logotipo de Emule, uno de los sistemas de descarga vía p2p más utilizados en la red. / E. C.

La Unión Europea ha dado los primeros pasos para limitar la gratuidad de las descargas de música y películas a través de internet y poner así freno a las multimillonarias pérdidas de la industria musical y cinematográfica. El comisario para el Mercado Interior, Charlie McCreevy, señaló esta semana que "es hora" de que los agentes afectados pongan freno a lo que llamó 'piratería' y busquen salidas más allá del polémico canon por copia privada, que varía extraordinariamente según los países.

Para ello ha puesto en el punto de mira las descargas masivas de archivos de música y vídeo y miran de cerca el modelo que Nicolás Sarkozy prepara para Francia, que consiste en bloquear el acceso a la red de los internautas más activos, a través de la denominada 'Respuesta Gradual'. Se trata de una iniciativa legal insólita en el Viejo Continente y que no hace sino imitar las restrictivas normas que rigen en Estados Unidos, mediante la cual las autoridades exigen a las operadoras de acceso a internet que informen de los usuarios 'más piratas'.

Como es lógico, la regulación francesa ha sido recibida con los brazos abiertos por la industria cultural europea, las sociedades de gestión de derechos de autor y las federaciones antipiratería, que esta semana se reunieron en Eslovenia para unificar criterios.

Además, la alegría es doble, ya que en la agenda de la próxima presidencia europea de Francia, que comenzará el 1 de julio, esta iniciativa tendrá un lugar destacado.

En el polo opuesto, las asociaciones de internautas esperan acontecimientos. Defienden la licitud de los programas P2P que permiten las descargas e intercambio entre particulares (eMule, KaaZa o bit Torrent) y dicen estar preparadas ante la batalla legal que se va a librar en Europa. Entretanto, las operadoras proveedoras de internet (en España Telefónica, Orange, Jazztel, Ono, etc.) hablan de la posibilidad de autorregulación pero desoyen cualquier intento de control, ante una previsible pérdida de clientes.

Regulación europea

El anuncio del comisario europeo coincide con el formulado a principios de año por su homóloga luxemburguesa Viviane Reding, comisaria de Sociedad de la Información, que aseguró que "a mediados de 2008" quería tener preparado un marco de regulación para un mercado único de contenidos distribuidos a través de la red, que incluía "la subida y bajada de archivos". Esta propuesta, unida al interés francés de contrarrestar al lsoprogarmas P2P, deja bien a las claras el interés de la UE por cercar las descargas de contenidos.

En España, el debate entre las sociedades de gestión y los internautas sigue igual de polarizado, con la diferencia de que ni el Gobierno ni las operadoras han tomado partido. La única certeza es que existe un precedente judicial al que se acogen los usuarios, según el cual el Tribunal Superior de Justicia europeo le dio la razón a Telefónica en el contencioso con Promusicae (productoras musicales españolas), por el que ésta solicitaba a la operadora revelar los datos de usuarios de programas P2P.

"Actividad legal"

El presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, cree que para "meter mano" a las descargas en España sería necesario modificar las leyes de Enjuiciamiento Civil y Criminal, la de Protección de Datos y la relativa a las Comunicaciones Electrónicas. La razón es que "a día de hoy se considera una actividad absolutamente legal ya que no tiene ánimo de lucro. Otra cosa es el ilícito civil en el que se podrían incurrir, aunque todas las sentencias en este sentido son absolutorias".

Por su parte, el presidente de la Federación para la Protección de la Propiedad Intelectual, José Manuel Tourné, cree que a los internautas que se bajan archivos "les falta información, ya que no saben si lo que hacen es un delito, un ilícito civil o qué". Tourné avanzó las conversaciones que desde hace semanas mantienen las sociedades de gestión (Promusicae, SGAE, etc.) y las operadoras para alcanzar un acuerdo de autorregulación sobre los contenidos en internet . Una propuesta, no obstante, bastante más laxa que la constrictiva 'Ley Sarkozy' en Francia.

En todo caso, los internautas no creen que las operadoras españolas entren en connivencia con las entidades de gestión, ya que, a diferencia de Francia o Inglaterra, "saben que podría haber una caída masiva de altas de clientes". La razón es que el 70% de los usuarios españoles reconocen usar el ADSL -"el más caro y lento de Europa", dicen- para descargarse archivos, "por lo que no creo que acepten", señaló Víctor Domingo.