«Hay que aprender a vender la llingua»

I. V.| GIJÓN

-Sepa que esta entrevista será transcrita en castellano...

-No lo veo bien. Entiendo que hay que respetar la lengua en la que habla la persona entrevistada. Los medios deberían ser uno de los agentes que movilizaran el tema del asturiano.

-¿Bable, llingua o asturiano?

-Asturiano, o llingua asturiana.

-¿Qué se ha hecho por la llingua asturiana en estos cinco años de oficina municipal?

-El balance, en general, es positivo. Se han dado pasos que hasta entonces no se habían dado. Empezamos con una encuesta sociolingüística para ver los usos lingüísticos de la ciudadanía, y en este tiempo hemos hecho multitud de actividades relacionadas con educación, hostelería

-¿Cuántos estudiantes de asturiano hay en los colegios e institutos de Gijón?

-En infantil son 219; en Primaria, 4.067, lo que representa más de un 53%; en Secundaria hay 519 y en bachillerato 33, pues sólo ofrecen la asignatura dos institutos. El problema en Secundaria es que se obliga al asturiano a competir con otros idiomas, como el francés y el alemán. Los niños deberían poder escoger ambas opciones.

-¿Cómo participa su departamento en el fomento del asturiano a nivel escolar?

-Aunque los ayuntamientos no tienen competencia directa en Educación, sí participan en actividades educativas que se hacen en los centros. Hace cinco años había muy pocas actividades que se desarrollaran en asturiano, pero ahora ya las hay en todos los ciclos, desde Infantil hasta Bachilerato. Son actividades relacionadas con la llingua, pero muy transversales, relacionadas con el conocimiento del medio, naturaleza, geografía

-Se refería antes a campañas relacionadas con la hostelería.

-Se han repartido diferentes materiales para la promoción del asturiano para todo tipo de comercios: bares, restaurantes, fruterías, carnicería... Es importante que el asturiano se sienta, porque es una de nuestras señas de identidad fundamentales. Tenemos que aprender a venderla igual que vendemos el mar, la gastronomía o los museos. Es un patrimonio cultural básico y es importante que el turismo vea que existe.