El Sporting ata a Iván Cuéllar

El guardameta firmará un contrato por cuatro temporadas con el club rojiblanco

EDUARDO ALONSO E. ALONSO| GIJÓN GIJÓN
Iván Cuéllar. / E.C./
Iván Cuéllar. / E.C.

Como una fruta madura, cayó por su propio peso. Entidad y futbolista se dieron ayer el sí quiero, aunque fuera en conversación telefónica y por poderes. Las negociaciones no derivaron en los culebrones que nos tienen acostumbrados otros jugadores y la operación para apuntalar la portería del Sporting ha llegado a su fin.

Después de que la operación permaneciera en compás de espera durante varios días, se acabó el suspense. Iván Cuéllar, tal y como adelantó EL COMERCIO el mismo día del ascenso, defenderá la camiseta rojiblanca la próxima temporada.

El club gijonés ató anoche definitivamente la contratación del portero del Atlético, que jugará en Gijón durante las cuatro próximas campañas. Varios conjuntos habían echado el ojo al meta, pero 'Pichu' -así se le conoce en el mundillo futbolístico- no ha dado pie a especulaciones ni a titulares sin fundamento. Quería incorporarse al Sporting y así ha sido.

El primer fichaje rojiblanco para Primera no ha tardado, pues, en caer en el zurrón. El técnico Manuel Preciado supo ayer que Iván Cuéllar, de 24 años y que ha jugado de préstamo este año en el Eibar, es definitivamente futbolista sportinguista y ya puede empezar a dibujar en su pizarra el 'once' que presentará la próxima temporada, la del esperado regreso a la categoría de oro del fútbol español.

El presidente Manuel Vega-Arango ya tiene en sus manos el primer deseo del entrenador cántabro. El acuerdo se perfiló ayer entre el director general del club, Alfredo García Amado, y el intermediario José Mesas, en nombre de la empresa de representación Bahía, en conversación telefónica pasadas las siete de la tarde. Y todo quedará completamente cerrado cuando el guardameta extremeño pase, posiblemente no antes de mediados del próximo mes, la revisión médica. La presentación oficial se realizaría al día siguiente.

Cláusula de seis millones

El club rojiblanco no pagará nada por el recambio natural del gallego Roberto. Estaba casi todo cerrado, pero faltaba pactar la salida del futbolista del Atlético, con el que tenía dos años más firmados. Mientras disfruta de unas vacaciones en el Caribe -regresa el próximo jueves a España-, el portero extremeño se estaba convirtiendo en jugador del Sporting. Las dos partes cerraron una negociación llena de obstáculos en los siguientes términos. El jugador llega con la carta de libertad en las manos -la secretaría técnica da prioridad a las contrataciones y no a las cesiones- para firmar por cuatro temporadas, con una cláusula de rescisión de seis millones de euros, pero el club madrileño se reserva una opción de recompra por un precio inferior.

Su contrato tendrá algunas cláusulas que le supondrán mayores o menores ingresos según el número de partidos jugados, así como atendiendo a su rendimiento. Además, el acuerdo a tres bandas -Sporting, Atlético e Iván Cuéllar- contempla que el club del Manzanares se llevará un 15% de cualquier operación futura de traspaso del futbolista rojiblanco. Pero, si esta posibilidad se produce tras ser repescado por el Atlético, la entidad gijonesa será la que reciba idéntico porcentaje.

La trayectoria de Cuéllar en la Liga española ha sido notable. Llegó el año pasado, procedente del Atlético, al Eibar con el que disputó 38 partidos y encajó 45 goles. Producto de la cantera madrileña, fue internacional en las categorías sub 20, sub 21 y en los Juegos Mediterráneos, donde coincidió con el ex rojiblanco Javi Fuego. Con el primer equipo debutó el 29 de mayo de 2005 y jugó ocho partidos.

Diego Castro ha incurrido en una de esas raras excepciones que, de vez en cuando, rompen la lógica de mercado. El extremo gallego tenía ofertas muy suculentas para hacer las maletas y abandonar Gijón, pero se ha empecinado en seguir, renunciando a una nómina mucho más sustanciosa. El Sporting, consciente de ello, aplaudió ayer a rabiar su acuerdo de renovación por tres temporadas más.

Alfredo García Amado y Álvaro Torres, el agente del futbolista, no posaron juntos porque el acuerdo fue telefónico. Pero ambos sonreían con la complacencia de quien se sabe con la faena hecha. Porque las negociaciones, de por sí complicadas, han quedado resueltas en apenas 48 horas.

«Desde el principio sabía lo que quería hacer y soy un hombre de palabra. Mi primera opción era el Sporting y tenía claro que quería reflejar en un papel todo lo que he disfrutado en Gijón», explicaba, minutos de dar su conformidad a través del fax, un Diego Castro que se sentía «el hombre más feliz del mundo del fútbol».

El extremo rojiblanco lucirá tres años más la elástica rojiblanca, con una cláusula de seis millones de euros, una vez «el club ha hecho un esfuerzo de acuerdo a la nueva categoría». El contrato, no obstante, contempla la posibilidad del descenso, que se traduciría en una rebaja de la ficha.

El mismo camino siguió ayer el centrocampista Andreu, que seguirá en el club rojiblanco dos temporadas más. En su caso, sólo se está pendiente de su firma, ya que el jugador está de vacaciones fuera de España.

Lolo pierde enteros

Por contra, la opción del central sevillista Lolo pierde enteros a medida que pasan los días. El club andaluz sólo acepta la cesión del defensa, que amplió hace apenas dos meses su compromiso hasta 2010, algo que la secretaría rojiblanca no parece dispuesta a aceptar. El Sporting sólo contemplaría su incorporación con una fórmula similar a la de Iván Cuéllar.

Fotos

Vídeos