La Universidad utiliza un crédito de 4,5 millones por su «precaria» situación

El rector aplica la Ley del Consejo Social que el Principado aún no ha aprobado y pierde cuatro miembros académicosEl rector califica de «poco universitarias» las pintadas contra el profesor Fernández de Castro y dijo que buscará una «solución de consenso»

EVA MONTES| OVIEDO
Gotor, en su última reunión con Areces. / M. ROJAS/
Gotor, en su última reunión con Areces. / M. ROJAS

La situación económico-financiera de la Universidad de Oviedo es «precaria». Así la definió el vicerrector de Planificación Económica, Santiago Álvarez, tras haber informado ayer a la primera Junta de Gobierno presidida por Vicente Gotor de que la Universidad ha tenido que hacer uso de 4,5 millones de euros de un crédito extraordinario para hacer frente a «necesidades de tesorería». Según explicó el economista, la institución académica asturiana firma todos los años un crédito bancario con CajAstur de 10 millones de euros para afrontar las posibles dificultades de caja que se puedan producir «y hemos tenido que utilizar 4,5 millones», casi la mitad de la totalidad del colchón crediticio.

Aunque el vcerrector no quiso entrar en detalles, señaló que la mayor parte de esos fondos van destinados a cubrir «obligaciones contraídas el año anterior», si bien reconoció que «no es habitual tener que recurrir a ese dinero». No obstante, Santiago Álvarez adelantó que el estudio económico-financiero que pidió el Principado el pasado mes de mayo estará concluido la semana que viene y listo para ser presentado en la próxima reunión de trabajo con la Consejería de Educación.

La misma en la que la Universidad presentará su propuesta de titulaciones reformadas en aquellos estudios en los que la transformación es automática, como Matemáticas, Geología, Química o Medicina. La cita está marcada para el próximo jueves.

Vicente Gotor informó ayer de que su primer Consejo de Gobierno fue «normal. Con debates y discusiones, pero normal». Y una de las discrepancias se centró en la composición del Consejo Social. Según la ley orgánica que lo regula, su nueva estructura reduce de 10 a 6 el número de miembros de la comunidad académica si bien, al tener las competencias universitarias transferidas, el Estado obliga a la comunidad autónoma a tener su propia ley. Asturias tiene en vigor la anterior y sin aprobar la nueva redacción.

El catedrático de Derecho Constitucional Ramón Punset criticó duramente la decisión rectoral de aplicar la ley estatal sin tener la autonómica en vigor. «Me parece grave que merced a cualquier pacto la Universidad renuncie voluntariamente a cuatro de sus representantes. Porque es cierto que la ley es orgánica, pero también lo es que la propia ley remite a la norma autonómica. ¿Cómo se puede renunciar a la competencia pública? ¿Por qué la Universidad va a perder cuatro representantes si la ley no está en vigor?», expuso Punset al Consejo de Gobierno.

En cualquier caso, la propuesta del rector salió adelante y el vicerrector Santiago Álvarez será la única nueva incorporación al Consejo Social, además del rector, el gerente y el secretario, que son miembros natos, y de los representantes del personal administrativo y de los estudiantes, que repiten presencia.

Prueba para extranjeros

El Consejo de Gobierno dio también el visto bueno a una nueva prueba de acceso a la Universidad para extranjeros. Se llama Prueba de Competencia Lingüística y con ella se trata de controlar el aluvión de «estudiantes de la Unión Europea, principalmente portugueses, que con un expediente alto intentan acceder a titulaciones con límite de acceso», explicó Gotor. El rector informó de que ese fenómeno ya se produjo en universidades gallegas y en la de Salamanca, que impusieron la prueba como una medida de protección. «Era cuestión de tiempo que vinieran aquí. Ya tenemos cinco solicitudes», concluyó.