El Principado premiará con más fondos a las titulaciones con mayor número de aprobados

La Universidad aplaude el plan para evitar que sólo 13 de cada 100 alumnos se gradúe en el tiempo estipulado

A. VILLACORTA| OVIEDO
Vicente Álvarez Areces, con Vicente Gotor. / J. DÍAZ/
Vicente Álvarez Areces, con Vicente Gotor. / J. DÍAZ

Las titulaciones de la Universidad de Oviedo con un mayor porcentaje de alumnos aprobados dispondrán de más fondos, según avanzó ayer el consejero de Educación y Ciencia del Principado, José Luis Iglesias Riopedre, durante la presentación del balance de su primer año de gobierno esta legislatura.

Riopedre precisó que la comisión mixta Principado-Universidad, reunida ayer, «está trabajando en un plan de financiación para los próximos cuatro años en el que se recoge una financiación adicional en función de objetivos». Y entre esos objetivos citó «el número de abandonos, los repetidores, la innovación metodológica o el uso de las nuevas tecnologías».

El anuncio del consejero supone dar cumplimiento a una de las viejas aspiraciones del Gobierno regional, que quiere aumentar el porcentaje de egresados que sale cada año de la Universidad asturiana. Ahora, la media de graduación año por año del conjunto de carreras universitarias es del 13,7%, un porcentaje que preocupa hace tiempo al Principado.

Otro de los parámetros considerados «preocupantes» además del número de alumnos que se gradúa en el tiempo estipulado es el de quienes abandonan: en este apartado destacan las carreras de Humanidades, que incluyen las filologías, Historia, Geografía y Filosofía, con la tasa de abandono más alta de toda la Universidad, un 32,7%. Los resultados no son buenos y José Luis Iglesias Riopedre desea «una Universidad de excelencia», como volvió a dejar claro ayer.

Oposición docente

La nueva «financiación por objetivos» es vista con buenos ojos por el equipo dirigido por Vicente Gotor, explicó Santiago Álvarez, vicerrector de Planificación Económica: «Preocupan los repetidores y los suspensos. Nos parece normal que a cada titulación se le exija cumplir unos objetivos». Un amplio sector del profesorado prefiere, como ya manifestó en anteriores episodios de este debate, mantener un nivel de exigencia acorde a los estudios universitarios.

«Nuestro compromiso con la Universidad es total y sólo condicionado por las posibilidades presupuestarias», subrayó Riopedre, que también presumió de haber mejorado las retribuciones del profesorado no universitario, «tanto de la pública como de la concertada: Los salarios aumentaron un mínimo de 2.040 euros anuales en el período 2006-2008», finalizó el consejero.