Los niños de las cruces

450 niños y jóvenes españoles cantan en cinco iglesias en el I Congreso de Pueri Cantores Se alojan en el Seminario y el gimnasio de Las Dominicas, en camas servidas por el Ejército

P. ALVEAR| OVIEDO
ENSAYO GENERAL. Por la mañana, los cantores se reunieron en la iglesia de San Isidoro para preparar sus repertorios. / JESÚS DÍAZ/
ENSAYO GENERAL. Por la mañana, los cantores se reunieron en la iglesia de San Isidoro para preparar sus repertorios. / JESÚS DÍAZ

París, 1948. La II Guerra Mundial había terminado y muchos niños vagabundeaban, huérfanos, por las calles. El panorama era desolador, pero un párroco de la capital tuvo una buena idea: reunir a todos esos pequeños necesitados y enseñarles a cantar para llevar la paz a un mundo destrozado. Así nació 'el coro de los pequeños cantores de la cruz de madera', los ahora pueri cantores. 450 de ellos pasan este fin de semana en Oviedo, reunidos en el I congreso nacional de la federación.

Son niños y jóvenes -de entre 5 y 25 años- pertenecientes a coros de Barcelona, Murcia, Elche, Cádiz, Granada, Mallorca, Pamplona, Oviedo y Portugal. Y han venido 'a dar la nota' a la capital asturiana. Ayer, se dividieron por grupos y cantaron, prácticamente a la misma hora, en nada menos que en cinco iglesias: San Tirso, el Sagrado Corazón (Las Salesas), San Isidoro, Santo Domingo y San Juan. Después, a las once de la noche, todos juntos, participaron en una oración ecuménica por la paz.

Los organizadores eligieron Asturias por la celebración en 2008 del Año Santo y la gestión de la Escolanía de San Salvador, una de las fundadoras de la federación. Pero son muchos los que han colaborado para que el encuentro se produzca. Si los pueri cantores nacieron para cantar «la paz de Dios» tras la guerra, el ejército ahora también está presente. «Ha servido las camas para que podamos dormir en el Seminario Metropolitano y en el gimnasio del colegio de Las Dominicas», explicó Elisa García, responsable de prensa del congreso, antes de un ensayo general en San Isidoro.

Cristina Largo es una de las voces del coro Pueri Cantores María Briz, de Guadix (Granada). Es de las mayores, con 22 años, le sobra ilusión. «Me gusta mucho cantar y hago muchos amigos con el coro». El congreso le sirve para conocer a otros compañeros e «intercambiar partituras», dijo. Montse Capdevila, de la Coral Albada, de Granollers (Barcelona) es una de las novatas. A pesar de tener ya 16 años, comenzó a cantar en setiembre, «animada por mis amigas», contó.

Porque como dijo Josep María Torrents, presidente de la Federación Internacional de Pueri Cantores, «nuestra misión es educar a los niños y enseñarles a tener una buena relación humana al servicio de la liturgia». El año que viene se encontrarán en Estocolmo.

Fotos

Vídeos