Un mundo de conflictos

Fotógrafos y periodistas acostumbrados a trabajar en los lugares más duros del planeta traen sus experiencias al recinto

PAULA BARROSO| GIJÓN

El 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos protagoniza el XII Encuentro Internacional de Fotoperiodismo 'Ciudad de Gijón'. En la exposición del recinto ferial de la Semana Negra se muestran imágenes de la violencia en Colombia, de Jesús Abad; la violencia contra la mujer en Guatemala, y los conflictos poselectorales en Kenia, de Walter Astrada, e imágenes de Irak de Bilal Hussein, fotoperiodista de la Agencia Associated Press. Otro conjunto de fotografías hace un recorrido por Mayo del 68 en Praga, México y París a través de una selección de fotografías de la agencia AP. Por su parte, Eduardo Márquez, presidente de la Federación Colombiana de Periodistas; Jesús Abad, fotoperiodista Premio Internacional Libertad de Expresión CPJ, y Ali Hussain Khudhair, periodista iraquí de ABC News,han venido hasta la Semana Negra para hablar de la situación profesional de los periodistas en el mundo.

Desde su experiencia humana y profesional, a Jesús Abad Colorado no le importa en qué lugar del mundo haya una guerra pero reconoce que «siempre las principales víctimas van a ser los civiles» y que «es paradójico que en la medida en la que avanza la tecnología, los muertos deberían ser mas entre combatientes, pero hay muchos más muertos civiles y los objetivos son más civiles que militares». En palabras de Eduardo Márquez, los conflictos son iguales en muchos lugares y tienen los mismos intereses detrás: «Las multinacionales, el petróleo, el narcotráfico. Tratamos de utilizar nuestro derecho a expresarnos para que estas sociedades entiendan que en las guerras perdemos todos pero, muy especialmente, la gente más pobre», dice.

Premio Ciudad de Gijón

El fotógrafo David Guttenfelder, de la Agencia Associated Press, obtuvo ayer el duodécimo Premio Internacional de Fotoperiodismo «Ciudad de Gijón» por su trabajo sobre la guerra en Afganistán.

El jurado subrayó «el valor documental de una mirada que reúne los diferentes actores y ambientes de un conflicto, así como la vida cotidiana de esta nación», además de su «excelente calidad fotográfica».

Al margen de este premio, dotado con 6.000 euros, los organizadores del Encuentro acordaron establecer otro galardón de 3.000 euros por la celebración del sesenta aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos.

En este caso, el premio recayó en el fotoperiodista Miguel Dewever, de la Agencia VU, por su trabajo «La verdad bajo la tierra» sobre las exhumaciones de los desaparecidos durante el genocidio guatemalteco. Para el jurado, supone una «representación universal de los genocidios de las comunidades» y en él consigue «recuperar la dimensión humana de los cadáveres».