«La tentación era grande, pero no lo dudé ni un minuto», dice el gijonés que devolvió 3.500 euros

Trabaja para Fade y tiene 35 años, pero prefiere mantener el anonimato porque «no deseo ningún tipo de reconocimiento» «Pensé que podrían ser documentos importantes y por eso decidí abrir el sobre»

EVA L. MACHADO| GIJÓN
La Granda, en Avilés, donde el viernes día 8 tuvo lugar la desaparición del dinero. / E. C./
La Granda, en Avilés, donde el viernes día 8 tuvo lugar la desaparición del dinero. / E. C.

«Lo devolví porque era lo que tenía que hacer. La tentación era grande, pero no lo pensé ni un minuto», explicó ayer el gijonés de 35 años que el pasado viernes, en un gesto de honradez, devolvió los 3.500 euros que se encontró en el palacio de La Granda, donde asistía a uno de los cursos de verano. A su honradez, este vecino de Nuevo Gijón suma el valor de la humildad, ya que insiste en mantener su anonimato. «No quiero ningún tipo de reconocimiento ni recompensa. No lo hice por ese motivo», afirma.

El joven -que trabaja para la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), está casado y tiene un hijo-, estaba participando en la última jornada del curso 'La competitividad como objetivo de la economía asturiana'. En uno de los descansos aprovechó para ir al servicio. Cuando llegó se encontró un sobre posado sobre uno de los sanitarios. «En un principio lo dejé allí, pero luego pensé que podrían ser documentos importantes y decidí abrirlo», relata. El sobre contenía 3.500 euros divididos en siete billetes de 500. Cuando los vio no se lo creía. «¡Madre mía de mi vida!», exclamó tras ver los billetes de color violeta. Según señala, «en un principio no sabía que hacer con ellos. Pensé en dárselo a algún miembro de la organización, pero al final decidí que lo mejor sería entregárselo a la Policía».

Búsqueda

Entre tanto, miembros de las Cámaras de Comercio de Asturias -organizadores de las jornadas- se afanaban en buscar el sobre, que uno de ellos había dejado sobre una mesa. Aunque se dio orden al servicio de que nadie abandonara el palacio hasta que llegara la Guardia Civil, la discreción con la que se llevó a cabo la búsqueda del dinero fue tal que prácticamente nadie se enteró de lo que estaba pasando en ese momento.

Incluso cuando llegó la Guardia Civil, pocos fueron los que supieron de su presencia. De hecho, el hombre que había encontrado el sobre, asegura que no se enteró «de nada». Los miembros de la organización realizaron la correspondiente denuncia y las jornadas continuaron con toda normalidad.

Cuando terminaron las ponencias, el joven gijonés abandonó La Granda. Cuando llegó a Gijón lo primero que hizo fue acudir a la Comisaría de la Policía Nacional. «Pasé por allí incluso antes de ir a comer. No quería tener el dinero en mi poder. Y consideré que dárselo a la Policía era la mejor solución, la más sencilla y la más normal», señala.

Muchos se lo hubieran quedado. Todo el mundo tiene algún agujero que tapar. «Yo como la mayoría», asegura y añade: «De hecho me he quedado sin vacaciones y me hubieran venido muy bien. Pero pensé en la persona que los había perdido. Me puse en su lugar y no lo dudé. Si me hubiera pasado a mí también me gustaría que lo hubieran devuelto».

Fotos

Vídeos