Funeral a ritmo de Beatles

El cirujano de Cabueñes y miembro de The Goggles, Francisco Bouzón, fue despedido ayer en el tanatorio gijonés con un emotivo acto en el que sonó la canción Honey don't

LAURA FONSECA| GIJÓN
Compañeros, familiares y amigos, ayer, en el acto de despedida celebrado en el tanatorio de Cabueñes, en Gijón. / PAÑEDA/
Compañeros, familiares y amigos, ayer, en el acto de despedida celebrado en el tanatorio de Cabueñes, en Gijón. / PAÑEDA

No hubo clínex suficientes ayer en el tanatorio de Cabueñes. Cuando comenzó a oirse la canción 'Honey don't', de los Beatles, pero bajo la voz de Francisco Bouzón a quién se despedía en ese momento en funeral, ni los más duros pudieron contener las lágrimas. La despedida de este cirujano de Cabueñes, que falleció de forma repentina el pasado lunes a la edad de 50 años, fue emotiva y peculiar. Emotiva, porque junto a la viuda Loli y a la hija del fallecido, la joven Irene, había decenas de compañeros del hospital gijonés y también cargos directivos, entre ellos, la responsable del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Elena Arias y el nuevo gerente de Cabueñes, Luis Hevia. Peculiar, porque el responso estuvo alejado de todo protocolo y tal vez atendiendo más a la faceta de músico del fallecido que de cirujano, el acto concluyó a ritmo de los chicos de Liverpool, aunque 'tuneados' al mejor estilo The Goggles, grupo de rock al que perteneció durante más de una década Francisco Bouzón.

A las cinco de la tarde de ayer, hora en que la familia de Francisco Bouzón citó a compañeros y amigos para 'esta especial despedida', el salón de actos del tanatorio estaba a rebosar. Todo el servicio de Cirugía General de Cabueñes, al que este médico nacido en Vigo pertenecía desde 1991, acudió en pleno. El jefe de servicio, Raúl Obregón, de vacaciones en Alicante no lo dudó ni un segundo y ayer mismo cogió un avión para «estar presente en Gijón y acompañar a la familia».

Había personal de todos los departamentos del hospital. «Todos queríamos mucho a Paco», confesa entre lágrimas Clavel Arce. Por estar, estaba presente hasta su guitarra Fender Telecaster Classic 50, de color negro, depositada junto al féretro y escoltada de cerca por actuales y antiguos miembros de The Goggles.

El primero en hablar de Francisco Bouzón fue su compañero y amigo Paco Cantero. Lo hizo para dar cuenta de la rabia que supone «una muerte tan drástica y joven» como la de Paco, que falleció a la edad de 50 años, a causa de una inoportuna rotura de aorta. Tal y como adelantó EL COMERCIO, Bouzón fallecía en la tarde del pasado lunes, 36 horas después de haber sido operado a vida o muerte en el Hospital Central. El cirujano se indispuso el sábado cuando operaba en Cabueñes. Fue bajado a urgencias y de allí a Oviedo. Intervenido in extremis de una rotura de aorta «de las más graves», salió del quirófano con vida, pero su corazón no lo pudo soportar y día y medio después, fallecía.

Tal vez, ayer, su perforado corazón volvía a emocionarse al ver cómo los antiguos miembros de The Goggles -Avelino Díaz, Javier Rodilla ya fallecido y representado por su mujer Cristina Noriega, César Monte, Julio Suárez, Oscar Robledo y Pablo San Miguel- rodeaban su féretro y depositaban una rosa roja mientras tarearaban 'Honey don't', 'la primera canción Goggles', entre lágrimas.

Fotos

Vídeos