Cerrojazo a Radio Vetusta

Economía aprueba la clausura de la emisora municipal para ahorrar presupuesto y porque «no aporta nada a la información local»

MARTA FRECHILLA| OVIEDO
Carlos Novoa, en uno de los estudios de la emisora en el parque de Purificación Tomás. / MARIO ROJAS/
Carlos Novoa, en uno de los estudios de la emisora en el parque de Purificación Tomás. / MARIO ROJAS

El fin de las emisiones será el próximo domingo 31 a las doce de la noche, pero ayer la Comisión de Economía e Interior del Ayuntamiento firmó la sentencia de muerte de Radio Vetusta. La decisión del equipo de gobierno ha causado la «decepción» de los trabajadores de la emisora municipal, porque «un trabajo de 13 años haya tenido que terminar de una forma complicada y triste», sin previo aviso, casi a la par que la noticia llegó al resto de medios de comunicación el pasado martes. Así lo explicó su coordinador, Carlos Novoa, que sobre todo lamentó la pérdida, con este cerrojazo, de «una gran parte de la libertad de expresión» en la ciudad.

Aseguró que no comparte ninguno de los argumentos que esgrimen los responsables municipales. Ayer, el concejal de Economía, Agustín Iglesias Caunedo, reconoció que es una decisión que «no es agradable ni fácil». Aclaró que «en ningún momento he cuestionado la profesionalidad» del personal de la emisora, pero aseguró que «no tenía sentido que el Ayuntamiento se dedique a competir con los medios de comunicación privados por la publicidad», sobre todo, en un momento en que la tarta de anunciantes está menguando por la crisis.

En la raíz de los motivos que justifican el cierre está el coste económico de la emisora, «300.000 euros al año». También que no ha cumplido «con las expectativas», dijo Caunedo, y «no creo que pueda aportar nada nuevo en la información local». «Mantener un medio público no es una prioridad para los ovetenses», añadió.

Quienes, seguro, no están de acuerdo con sus consideraciones son los oyentes, una veintena de los cuales asistieron a la comisión, ayer celebrada en sesión abierta. A su término, se enfrentaron con el edil del PP porque no les dio la oportunidad de participar. Y mostraron su indignación y apoyo a Radio Vetusta, como todos los que estos días han llamado a los programas. Entre otras cosas, porque es «una radio cercana, amiga, que vamos a echar de menos», como expresó María Eugenia Díaz. El argumento de que no cuenta con audiencia que justifique su continuidad no les vale, ni tampoco el de que ya hay otras emisoras que ofrecen información local. «Perdemos la posibilidad de que los ovetenses tengan una radio propia que informaba de la ciudad, y se pierde un medio de comunicación plural desde el primer día. Por aquí pasaron muchos colectivos y muchos ovetenses», defendió Novoa.

El lunes, negociación

Los oyentes se quedan sin compañía; la ciudad, sin una voz; pero los más afectados son, sin duda, los 13 trabajadores de la empresa pública. Cinco de ellos -tres locutores y dos técnicos- trabajaban allí de forma eventual dentro de un programa de inserción laboral del Fondo Social Europeo. Los ocho restantes lo hacían a través de asistencia técnica y llevaban prestando sus servicios desde 1995. En este aspecto incidió el concejal de Economía: «No son trabajadores del Ayuntamiento, sino empresas. Hacen los trabajos para los que habían sido contratados. No se ha despedido a nadie. Se está actuando conforme a la ley».

A partir de la comisión se inician los trámites para resolver las relaciones con las empresas. Ayer les llegó la comunicación oficial, tal como confirmó Novoa, y a partir del lunes comenzarán las negociaciones trabajador por trabajador, o empresa por empresa, tal como les considera el Ayuntamiento.

Algunos de ellos tenían contrato hasta el 31 de diciembre. Otros, hasta mayo de 2009. Por eso, la oposición preguntó qué sentido tiene rescindir antes los contratos. Caunedo explicó que «ahora es el momento adecuado» porque está en preparación el proyecto de presupuestos para 2009, y para entonces la emisora ya no figurará en ellos.

La fecha elegida para su desaparición, en pleno verano, ha sido interpretada por los oyentes que ayer acudieron al pleno como «una traición, porque a finales de agosto hay menos gente». Sea como fuere, el hecho es que el lunes ya no estará en las ondas.

Fotos

Vídeos