UGT alerta del riesgo de usar la crisis para flexibilizar las empresas

El catedrático de filosofía del derecho Eusebio Fernández García apuesta por una «tercera vía» frente al liberalismo y el socialismo

C. MURIAS| GIJÓN
Marina Pineda González y Joaquín García Murcia, antes de la conferencia./ P. UCHA/
Marina Pineda González y Joaquín García Murcia, antes de la conferencia./ P. UCHA

Corrían tiempos mejores cuando en Europa, siguiendo el modelo danés, se planteó la necesidad de incluir en las políticas de empleo un nuevo concepto con una traducción ambigua al castellano: la 'flexiseguridad'. Una palabra que aglutina, por un lado, las exigencias de las empresas de una mayor flexibilidad para hacer frente a la globalización económica sin provocar una deslocalización de empresas en cadena. Y, por el otro, la lógica contraprestación para los trabajadores en materia de seguridad laboral, al verse perjudicados por estas medidas.

En el actual contexto de crisis económica, agentes sociales y expertos académicos se dividen entre los que se suben al carro de la flexibilidad laboral y salarial, como medida para luchar contra la recesión, y los que altertan contra ella. La coordinadora de los Servicios Jurídicos de UGT, Marina Pineda González, alertó ayer durante la conferencia 'Novedades en las relaciones laborales: diferentes perspectivas de la flexiseguridad', de la Escuela de Verano de UGT, sobre el «riesgo de caer en la trampa de aceptar medidas de flexibilidad laboral» sin verdaderos argumentos y escudándose en la coyuntura económica.

«La flexiseguridad es el futuro y el eje central de las políticas de empleo de la Unión Europea pero hay que evitar que su implantación atente contra el derecho laboral y se hagan a costa del derecho de negociación colectiva», comentó Pineda González. El también ponente y catedrático de Derecho del Trabajo y Seguridad Social, Joaquín García Murcia, manifestó ayer ser de la misma opinión. «La discusión sobre la flexiseguridad se generó en un contexto de crecimiento económico con buenas condiciones económicas y sociales», comentó. Sin embargo, «la primera necesidad ahora es atender problemas de empleo puros y duros», añadió.

Confianza social

García Murcia también se refirió con confianza a la fortaleza de la seguridad social española. «No conviene dar alarmas sobre el sistema de seguridad social», comentó. A su juicio, «no es el momento de llamar a otro tipo de alternativa» porque el aparato público parece «resistir bien y seguirá haciéndolo». Aún así, el catedrático alertó sobre el inevitable incremento de costes ante los datos del paro (en España la cifra de desempleados superó los 2,5 millones de personas en agosto) y la necesidad de «tener que tomar medidas de restricción», aunque, añadió, «no será de inmediato».

La Escuela de Verano de UGT se cerró ayer con la ponencia del catedrático de Filosofía del Derecho de la Universidad Carlos III, Eusebio Fernández García, sobre economía y derechos humanos. Según este experto, «la economía debe de estar subordinada a las necesidades humanas». Apostó por desarrollar una «tercera vía» alternativa al liberalismo y socialismo democrático, que elimine «los componentes poco humanizadores de los primeros» y el «error» histórico del socialismo real. Recordó la firma de la Declaración Universal de Derechos de la ONU de 1948 y denunció «la insolidaridad» entre las regiones que, concluyó, «recuerdan más a planteamientos de carácter trival que de carácter cosmopolita».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos