Daniela ya es Daniela

David Bustamante y Paula Echevarría bautizaron ayer a su hija en San Vicente de la Barquera, localidad de origen del popular ex triunfito

VICENTE CORTABITARTE| SAN VICENTE DE LA BARQUERA
Periodistas, fotógrafos y curiosos intentan retratar a los felices papás ayer ante la iglesia. / V. CORTABITARTE/
Periodistas, fotógrafos y curiosos intentan retratar a los felices papás ayer ante la iglesia. / V. CORTABITARTE

Se estrenó ante los flashes de los fotógrafos nada más nacer, cuando salió del hospital madrileño donde su madre, la actriz asturiana Paula Echevaría, dio a luz. Y ayer, con poco más de un mes de vida, se dio un nuevo baño de multitudes en el día de su bautizo. Daniela ya es Daniela. Y ya lo es por la gracia de Dios, después de una ceremonia íntima en el exterior de la iglesia y multitudinaria en el exterior, que se celebró en San Vicente de la Barquera, el pueblo de su padre, el ex triunfito David Bustamante.

El rito se realizó, en contra de lo que se había dicho, en la parroquia de la villa barquereña, en la iglesia de Nuestra Señora de los Ángeles, a las 13.30 horas, en un acto íntimo cerrado a los medios de comunicación.

Sin embargo, David y Paula, que llegó al templo con su hija en brazos, acompañados de los padres del cantante, Tito y Ada, se mostraron muy felices y posaron pacientemente ante el gran número de periodistas, cámaras de televisión, fotógrafos y curiosos que se arremolinaban ante la capilla.

Una ceremonia mediática que contó con un cura que no lo es menos. El sacerdote Florentino Hoyos fue el encargado de poner a Daniela en la pila. Hoyos, que tiene parentesco con 'Busta', ya fue el encargado de casarles en la basílica de Covadonga en 2006. Su salto a los medios, no obstante, se produjo antes, por el apoyo que brindó al joven Bustamante cuando daba sus primeros pasos en la academia de 'OT'.

Actuaron como padrinos de la joven Daniela, que nació el pasado 18 de agosto, el hermano de la actriz, Luisma, y Sofía, la novia de Igor, el hermano de David. Durante toda la ceremonia Daniela estuvo prácticamente dormida y tan solo se mostró molesta al final del acto, mientras sus padres atendían a los medios de comunicación.

Tras la ceremonia religiosa se dirigieron al restaurante Annua. Allí todo el grupo, en su mayor parte familiar, disfrutó primero de un cóctel sobre la impresionante terraza 'chill out' situada a la entrada de la bahía de San Vicente, cuya belleza se vio acompañada por el excelente día veraniego del que disfrutaron.

En el cóctel degustaron ostras, jamón ibérico, espuma de patata con langosta, cigarrillos de morcilla y croquetas de centollo. Ya en el comedor se sirvió ensalada con bogavante, tronco de rape con carabineros, solomillo con trufas, calabacín y queso de cabra y frixuelos con canela y crema helada de avellanas, todo ello acompañado de champagne, sidra y vinos de Roda.

Tras la comida, a media tarde, llegaron un reducido grupo de amigos para participar en una fiesta en el mismo establecimiento reservado en exclusividad para la ceremonia, mientras algunos de los familiares comenzaron a retirarse, incluso el propio matrimonio Bustamante con su hija ya que debían de emprender el regreso a Madrid, en donde hoy Paula tenía compromisos profesionales.