Ponga pide al Principado que compre la torre de Cazo

El alcalde logra llegar a un acuerdo con la familia propietaria, que está dispuesta a vender por 500.000 euros

M. ROJO| SAN JUAN DE BELEÑO
Los aguinalderos de Ponga, ante la torre de Cazu. / NEL ACEBAL/
Los aguinalderos de Ponga, ante la torre de Cazu. / NEL ACEBAL

El alcalde Ponga, Cándido Vega, llegó a un acuerdo con los propietarios de la torre de Cazu, un peculiar edificio en el pueblo del mismo nombre que el equipo de Gobierno pretende destinar a ser sede de un museo etnográfico del concejo. Las cifras que exige la familia se sitúan en los 500.000 euros «y parece que no van a bajar de ahí», explicaba ayer el primer edil pongueto. Por eso, decidió trasladar al Principado su proyecto y les pidió que asumiesen el coste de la transacción. En una reunión mantenida en la mañana de ayer con el director general de Patrimonio Cultural, José Adolfo Rodríguez Asensio, le trasladó esa necesidad, y dijo haber encontrado «buena disposición» ante su propuesta. «No me parece un precio elevado ante la riqueza del monumento», explicó.

Y es que, tal y como recordó el primer edil, «esta infraestructura puede que sea la más antigua de uso civil de Asturias». Se trata del lugar «donde vivió la hija del rey Pelayo», lo que haría remontarse en el tiempo «al año 500», asegura Vega. Sin embargo, en la data oficial del inmueble figura la época Románica y el siglo XII.

De aceptar el envite el Gobierno regional, Ponga podrá contar, en un futuro próximo, con «la Torre más antigua» de la región de uso civil y conseguirá con ese cambio de propiedad dos fines distintos. Por una parte logrará poner en valor como museo la infraestructura y, por otra, conseguirá atraer a curiosos al interior de la misma lo que, a su vez, se verá reflejado en las estadísticas de turismo del concejo. En ese interior las primeras ideas, aún verdes, plantean adornar la torre con «antigüedades de Ponga», explica Cándido Vega. Aunque, «el propio inmueble es ya un museo por sí sólo, un impacto visual y turístico único». El siguiente paso después de su adquisición será la reforma. «Tenemos que intentar recuperar esa casa porque la últimas reformas que se hicieron fueron en el año 1600», asegura Vega, quien recuerda que «la documentación de la torre de Cazo está guardada en los Archivos de Salamanca».

También trato Vega la posiblidad de darle un uso turístico a la cueva de Camora, en los collados del mismo nombre y cerca de la localidad de Las Mestas, también en el concejo de Ponga. Explica el alcalde que «es un lugar espectacular de más de 900 metros de longitud y que tiene un lago en su interior». Explica que es «muy poco conocida» y que pidió al Principado un estudio de la misma para ver si era posible «habilitarla con fines turísticos». Dice que «con habilitar una senda que le dé acceso, tendríamos un atractivo turístico de primer orden».

También surgió en la conversación la polémica de las pistas ganaderas que arregló el consistorio y por las que el Principado quiere sancionarles. «Desde que se arreglaron han permitido acceder a los ganaderos a auxiliar a más de 20 cabezas de ganado que, por una razón u otra, se habían puesto enfermas. No era un capricho, era una necesidad», explica.