IU entra en el Gobierno de Asturias y se hace cargo de Bienestar Social y Vivienda y de Medio Rural

La FSA firma el pacto con la coalición IU-BA-LV, que se hará cargo de Bienestar Social y Vivienda y Medio Rural con Noemí Martín y Aurelio Martín como probables consejeros. Las dos formaciones políticas excluyen del programa los proyectos medioambientales más polémicos: el embalse de Caleao y la planta incineradora de Serín

JOSÉ ÁNGEL GARCÍA | OVIEDO

Era cuestión de horas y en horas se resolvió una negociación que ya estaba encauzada. FSA-PSOE e Izquierda Unida-Bloque por Asturies-Los Verdes cerraron ayer el principio de acuerdo para gobernar juntos el Principado hasta el final de la legislatura. El pacto se suscribirá la próxima semana, una vez que las respectivas direcciones lo debatan y ratifiquen. A la vuelta del viaje institucional a Emiratos Arabes, el consejo de Gobierno aprobará la nueva composición.

El acuerdo supondrá una reestructuración del Ejecutivo, donde la coalición ocupará dos consejerías: Bienestar Social y Vivienda, área donde se incorpora la gestión de Cooperación al Desarrollo, y Medio Rural. Hasta el martes no se conocerá oficialmente a quién designará IU para ocupar ambos departamentos pero, según ha podido saber este periódico, los nombres más probables para ocupar ambas responsabilidades son Noemí Martín y Aurelio Martín, ambos diputados de IU-BA-LV. Su incorporación al Gobierno supondrá también cambios en el grupo parlamentario de la formación, donde entrarían Diana Camafeita y Emiliana Vázquez. Ángel González podría volver a ocupar la viceconsejería de Servicios Sociales, aunque esta decisión estaría condicionada por su labor como Secretario de Organización del partido.

El nuevo diseño de la Administración dependerá también del acuerdo que IU tiene con sus socios de coalición. Bloque por Asturies y Los Verdes tienen derecho a ocupar cada formación una dirección general en cada consejería. Lo más probable es que Rafael Palacios asuma Cooperación para dar continuidad al trabajo desarrollado en la pasada legislatura. El lunes se reunirán los responsables de las tres organizaciones para dar forma a este concierto. Cabe recordar, a este respecto, que el Bloque por Asturies no ha suscrito el preacuerdo. Esta organización debe debatir internamente el documento antes de ratificar el preacuerdo.

Al contrario de lo que ocurrió hace 15 meses, el reparto de las consejería no fue motivo para romper una negociación. La coalición intentó mantener Medio Ambiente junto a Desarrollo Rural, pero la FSA no aceptó perder un área que ha generado tantas polémicas entre ambas organizaciones. «Hemos sabido orillar nuestras diferencias», coincidieron Javier Fernández y Jesús Iglesias durante su comparecencia ante los medios de comunicación, donde estuvieron acompañados por el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces.

Buena prueba de este «entendimiento» es el acuerdo tácito entre ambas formaciones para eliminar obstáculos que podrían poner cortapisas a un gobierno de coalición. No resulta extraño, por tanto, que se posponga indefinidamente la reforma del Estatuto de Autonomía. «Eso hoy no toca», afirmó el líder de la FSA al ser preguntado sobre la cuestión. Desde IU-BA-LV aseguran que existe un pacto para dejar a un lado este debate, toda vez que sería imposible alcanzar un consenso entre ambos sobre el texto.

Los socialistas aseguran que «no se trata de aparcar ningún asunto» y matizan que simplemente se ha dejado fuera del diálogo «aquello en lo que ambas fuerzas mantienen posiciones distintas». Posturas discordantes que nadie niega, aunque exista una alianza de gobierno.

Discrepancias, por ejemplo, sobre la construcción del embalse de Caleao o la incineradora de Serín. Según fuentes de IU, el acuerdo prevé buscar fórmulas alternativas a ambas infraestructuras, mientras los socialistas no pierden de vista ambos proyectos. Así, fuentes de la FSA reiteran que el embalse de Caleao es un infraestructura «que compete ejecutar al Estado». Lo mismo ocurre con la incineradora, un proyecto inaceptable para IU-BA-LV. Los socialistas reconocen que el acuerdo plantea «poner enfasis en hacer un esfuerzo con el reciclaje», algo que es compartido por ambas formaciones. Sin embargo advierten de que el conjunto del tratamiento de residuos «es algo que compete a COGERSA, que cuenta con un plan al respecto».

Reestructuración

La pregunta ayer era obligada: ¿Qué cambio en los últimos quince meses para que ahora sí haya entendimiento entre las fuerzas de izquierda? Fernández e Iglesias lo tenían claro. «Hay un contexto económico que requiere nuevas soluciones», afirmaron. Dar estabilidad al Gobierno y llegar a acuerdos en el Parlamento eran las prioridades que ambos defendían para responder a la crisis y ofrecer «respuestas» a los ciudadanos a través de medidas.

Ambas formaciones acuerdan poner en marcha un plan autonómico de Empleo en colaboración con ayuntamientos y sector público para generar nuevos puestos de trabajo, a propuesta de la coalición que, además, ha logrado arrancar el compromiso de los socialistas para eliminar las ayudas indiscriminadas que ofertaba ahora el Gobierno. Esto supone un freno a las subvenciones que se entregaban por nacimiento de hijo, compra de equipos informáticos o la adquisición de libros de texto. A partir de ahora, sólo se concederán ayudas económicas en función de un nivel de renta determinado. El propósito de este planteamiento es que sólo se beneficien de las subvenciones las personas con menos medios.

El nuevo Ejecutivo de coalición revisará las directrices del ordenamiento del territorio para limitar el crecimiento urbanístico en la costa, la cordillera y las zonas sensibles. Las organizaciones de consumidores tendrán, a partir de ahora, presencia en la cuota.

El acceso a la vivienda será una de las prioridades de este nuevo Gobierno. Habrá una nueva línea de colaboración para la compra de la primera vivienda con algún tipo de protección, mediante el aseguramiento de tipo o ayudas directas tendentes a aminorar los incrementos de intereses hipotecarios en las familias. Ambas organizaciones han acordado fortalecer la red social a traves de medidas determinadas, como el incremento de plazas públicas para las personas dependientes o promover la creación de centros de noche.

En el ámbito educativo se registrará un aumento considerable en el número de plazas de 0-3 años, que se desarrollará a partir de la creación de una red pública de escuelas infantiles.

Satisfacción y críticas

El acuerdo de gobierno ha sido recibido con satisfacción por parte de los sindicatos. UGT cree que se impone el «sentido común» y la «responsabilidad de la izquierda». Por su parte, el PCA ha acusado a IU de «tracionar» a los asturianos al negociar con el Gobierno de Areces.

Fotos

Vídeos