Un acto «íntimo» para un gran hombre

Un seminario de la Facultad de Química lleva desde ayer el nombre del desaparecido profesor Lorenzo Pueyo

M. FRECHILLA| OVIEDO
Muchos colegas y discípulos asistieron a un acto «sencillo e íntimo». / J. DÍAZ/
Muchos colegas y discípulos asistieron a un acto «sencillo e íntimo». / J. DÍAZ

Su muerte fue prematura, pero su recuerdo, desde ayer, será perpetuo. El departamento de Química Física y Analítica dedicó uno de sus seminarios al catedrático de Química Física Lorenzo Pueyo, fallecido el 18 de marzo de 2007 a los 60 años. Su viuda, la profesora Margarita Bermejo, descubrió una placa con su fotografía, y algunos de sus compañeros le dedicaron unas palabras. Todas fueron buenas porque era «una persona y un profesor excelente». Varias decenas de personas abarrotaron la sala en un acto «íntimo».

Así lo destacó el vicerrector de Investigación y profesor del mismo departamento, Santiago García Granda. Éste heredó su despacho y, también, el mismo cargo que en su día ocupó Pueyo. El homenajeado fue vicerrector de Investigación estando al frente de la Universidad Santiago Gascón y fue presidente de la Mesa del Claustro. «Ha dado toda su vida a la Universidad tanto en la docencia y la investigación como en el servicio público con cargos académicos», comentó Paulino Tuñón, el director del departamento de Química Física y Analítica.

El rector, Vicente Gotor, no pudo asistir al acto al encontrarse de viaje en Madrid, «si no, seguro que no hubiese faltado», excusó García Granda. También asistieron el decano de Química, José Manuel Concellón, y Paulino Tuñón, que leyó una pequeña glosa. «Es un acto solidario porque llamarlo de justicia sería tanto como ratificar que su partida fuese justa, y no lo es».

Pueyo falleció meses después de sufrir un derrame cerebral múltiple. «Siempre recordamos a Lorenzo rodeado de tiza y encerado, discutiendo con sus discípulos sus planes de investigación o aclarando dudas a sus alumnos». Granda remarcó que «era una especie de nivelador de todos los conflictos que tenía el departamento». Su viuda, emocionada, no pudo decir nada.

Ya hubo otro homenaje el 29 de junio de 2007 y la facultad dedicará a este pionero de la Química Cuántica un libro con contribuciones científicas.

Fotos

Vídeos