La renuncia de cincuenta médicos de Gijón a hacer sustituciones amenaza con colapsar las consultas

Los facultativos se reúnen esta tarde con los eventuales del resto de áreas sanitarias para extender la medida El consejero replica que «la oferta de empleo que se ha planteado responde a las necesidades de cada gerencia»

A. VILLACORTA| GIJÓN
Los facultativos reunidos ayer en el Colegio de Médicos de Gijón. / JOAQUÍN BILBAO/
Los facultativos reunidos ayer en el Colegio de Médicos de Gijón. / JOAQUÍN BILBAO

A partir del lunes, más de medio centenar de médicos eventuales de Atención Primaria de Gijón dejarán de hacer sustituciones. Los facultativos presentaron ayer escritos en los que se daban de baja de la bolsa de empleo de la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios del Principado. Es su respuesta a la decisión del Sespa de renovar únicamente los contratos de 115 de los 147 eventuales que trabajan en la actualidad en la región y cuyo contrato concluye hoy, lo que supone prescindir de 32 facultativos, alrededor de un tercio del total.

En Gijón, la situación es especialmente sangrante porque, de los 52 eventuales que pasan consulta en el área V, se quedarán sin trabajo 22 y sólo renovarán a 30, que ahora renuncian a cubrir las ausencias de sus compañeros.

Esa circunstancia ha motivado que «la ciudad en la que trabaja la mayor parte de la plantilla del Sespa se haya convertido en la punta de lanza de este conflicto que puede colapsar los centros de salud de toda la región», explicó el responsable de la Sección de Atención Primaria del Sindicato Médico del Principado (Simpa), Carlos Fernández Moro.

Según las previsiones del Simpa, la renuncia de los eventuales a sustituir a los facultativos que son titulares de una plaza «triplicará el trabajo de los equipos que trabajan en las consultas, lo que puede suponer un caos total de los centros de salud y, con él, el remate definitivo de la Atención Primaria». Porque, según precisó Óscar Salinas, otro de los representantes del sindicato, «los eventuales de Oviedo, Avilés y Mieres amenazan además con secundar la medida».

En este «efecto dominó en el que las áreas pequeñas respaldan a las grandes en la toma de medidas de presión» influirá el resultado de una reunión que se celebrará esta tarde en el Colegio de Médicos de Oviedoy en la que participarán profesionales del resto de las áreas sanitarias de la región.

Hasta ahora, lo único cierto es que, «en lo sucesivo, no habrá médicos eventuales en Gijón, lo que supondrá que habrá listas de espera en las consultas de primaria y aumentarán las urgencias», aseguró una portavoz del colectivo.

Enterado de la decisión, el consejero de Salud y Servicios Sanitarios del Principado, Ramón Quirós, ofreció ayer conciliación explicando que «los eventuales han enviado una carta a la gerente del Sespa, Elena Arias, en la que solicitan una reunión que se celebra la próxima semana».

Y, acto seguido, lanzó la pelota al tejado de los gerentes de las áreas sanitarias: «El Sespa pidió a las gerencias que le presentasen una estimación de las necesidades de cada área y a esas necesidades responde la oferta de empleo que se han hecho».

«No damos abasto»

La asociación de eventuales de Gijón rechazó la versión sostenida por la Consejería de Salud y Servicios Sanitarios desde el principio, basada en que no hay trabajo para todos. «La necesidad de médicos es real. A los titulares, que están completamente saturados, se les está obligando a hacer sustituciones, algo a lo que a partir de ahora nos negaremos», afirmó José María Fernández, médico del centro de salud de El Natahoyo y miembro de la Plataforma en Defensa de la Atención Primaria durante una asamblea celebrada ayer en Gijón.

«Aquí no sobra nadie porque no damos abasto en nuestras consultas y las sustituciones no se cubren al cien por cien», añadió, al tiempo que recordó que la negativa a renovar a los eventuales se suma al despido de once médicos del Servicio de Atención Continuada y a varios facultativos de Atención Especializada que cubren guardias localizadas.

«Y mientras en la sanidad pública asturiana hay un Expediente de Regulación de Empleo encubierto», advirtió el Simpa, «comunidades como Castilla-La Mancha reconocen la escasez de médicos y Madrid hace una oferta de empleo histórica de 466 plazas. Así las cosas, los eventuales asturianos, por muy arraigados que estén, van a marcharse a otras regiones. Y quien se va, por muy arraigado que esté aquí, no vuelve».