DuPont anuncia 2.500 despidos y una caída del 15% en las ventas

Ni las inversiones ni la plantilla de Asturias corren actualmente peligro, dice la compañía

D. DE MIGUEL| GIJÓN
Instalaciones de Dupont en el valle de Tamón. / TANIA/
Instalaciones de Dupont en el valle de Tamón. / TANIA

La empresa química estadounidense DuPont, con presencia en Asturias, recortará 2.500 puestos de trabajo en Estados Unidos y Europa Occidental, principalmente en los negocios relacionados con la industria del motor y de la construcción, debido a la caída de la demanda vinculada a estos sectores. En el último trimestre del año, las ventas de la compañía caerán un 15% respecto al mismo periodo de 2007. Según explicó ayer la compañía, el recorte no tendrá ningún impacto en el complejo industrial de Asturias -donde trabajan de manera permanente 1.200 personas-, debido a su vinculación a los sectores de protección personal y fitosanitarios, menos afectados por la crisis mundial.

La empresa asegura que las inversiones previstas en la región -la ampliación de su planta de Nomex (fibra ignífuga) y la construcción de su nueva planta de Cloruro de Isoftaloilo (ICL) -uno de los principales ingredientes para fabricar nomex-, seguirá el calendario previsto. «Hay una alta demanda de producto en la planta de protección de cultivos; la planta de sontara -una especie de tejido patentado por DuPont para productos de un solo uso o desechables- mantiene su operación de forma estable; la planta de Nomex está terminando las obras de expansión y la de la nueva planta de ICL continúa con ellas», detalló la empresa.

Pese a todo, DuPont sostiene que será la situación del mercado la que marque el futuro. «Con la actual crisis mundial, no podemos asegurar que, a largo plazo, no haya algún impacto en nuestro complejo», reconoció.

Menos gastos

Además del recorte de 2.500 empleos, la compañía llevará a cabo una reducción de 4.000 contratistas a nivel mundial y asignará, a 400 empleados, proyectos especiales para acelerar la reducción de capital circulante y costes operativos, dentro de programas de productividad ya existentes, que se están agilizando, y que proporcionarán un recorte de costes fijos de 600 millones de dólares (unos 475 millones de euros). Anticipando que la recesión global continuará en 2009, la química estadounidense estima unos beneficios por acción de entre 2,25 dólares y 2,75 dólares, lo que supone una rebaja de 0,20 a 0,30 dólares, respecto a las previsiones del tercer trimestre del año.