Un parque empresarial integrado en la ciudad

El Ayuntamiento se compromete a mantener como suelo industrial el área del astillero, que podría acoger una instalación similar a la que ya existe en Cabueñes

IVÁN VILLAR | GIJÓN
Un parque empresarial integrado en la ciudad

Ayuntamiento, sindicatos y arquitectos coinciden en la necesidad de mantener la actividad industrial en la zona ocupada actualmente por las instalaciones de Naval Gijón, una vez que Pymar ha anunciado su intención de vender el suelo que le pertenece en el marco de estos terrenos. La apuesta de todas las partes pasa por la búsqueda de una producción más limpia, compatible con el entorno urbano, y centrada en la investigación, la innovación y las nuevas tecnologías, siguiendo como modelo el Parque Científico y Tecnológico. Por el momento Urbanismo garantiza que el suelo no se recalificará para usos residenciales.

Pymar es propietaria de una superficie próxima a los 20.000 metros cuadrados, si bien ocupa también en régimen de concesión 36.000 metros cuadrados propiedad de la Autoridad Portuaria. Estas son las principales aportaciones realizadas por Pedro Sanjurjo, Héctor Roces, Ángel Noriega y Javier Fombella en un encuentro organizado por EL COMERCIO sobre el futuro de estos terrenos.

Usos del suelo

_Pedro Sanjurjo: «El Ayuntamiento ha asumido que estos suelos no se van a recalificar. Pero decir que se va a mantener el uso industrial no significa necesariamente que esto vaya a quedar fosilizado. Si no hay actividad de construcción de buques, habrá que estudiar qué otras alternativas puede haber. En esto tiene mucho que decir la Autoridad Portuaria, propietaria de la mayor porción de terreno».

«Nosotros sostenemos que en este espacio es perfectamente compatible una industria limpia con un espacio urbano mejorado y con una fachada marítima moderna y acorde con el entorno de la playa de Poniente. Cualquier solución de ordenación a futuro, tendrá que tener en cuenta la singularidad de ese territorio, tanto desde el punto de vista del paisaje como de los equipamientos existentes. Lo que sí está claro es que cada día es más necesario disponer de espacios relacionados con la actividad empresarial que no necesariamente son factorías, y ahí está el éxito del Parque Científico y Tecnológico».

«Esto debe ponerse en relación además con la proximidad de la futura estación intermodal y por tanto de la alta velocidad, que unirá Gijón con Madrid en menos de tres horas. No hay que pensar en que la única solución de aprovechamiento de este suelo es la residencial, ni mucho menos. Es un terreno que, históricamente tiene vocación de suelo industrial».

Javier Fombella: «Hasta ahora se reordenaban los espacios para usos residenciales, por eso me gusta mucho oír que estos suelos no van a ir nunca dirigidos hacia la residencia, sino a reordenarlos desde un planteamiento del waterfront de Gijón enfocado a mantener la actividad productiva».

«Este terreno pertenece a la bahía comercial de Gijón y enlaza con el puerto de El Musel, que es el elemento más estratégico que tiene la región. Habría que apoyarse cada vez más en el puerto y buscar compañeros de viaje en la España de la Ruta de la Plata, para que Gijón sea un lugar por el que el flujo de mercancías desde el Sur generase una actividad similar a lo que ocurre en la cuenca del Ruhr. Asturias saldrá de la crisis por el mar».

«Tenemos un potencial en el puerto que no nos lo creemos, y está claro que hay que hacer una ordenación del suelo de Naval Gijón desde las actividades productivas. Una ordenación urbanística perfectamente válida, y pensando ya en otras direcciones dado que la crisis inmobiliaria no nos permite avanzar más. Creo que Poniente ya debería haber se tratado de otra manera, con más espacios libres y no residenciales».

Héctor Roces: «Aunque es un día triste para la industria naval, me alegra conocer el planteamiento que acaba de hacer el concejal, porque nosotros queremos que ese terreno siga siendo industrial y no se dedique a usos residenciales. Así acabaremos también con las acusaciones sin fundamento que se vertieron sobre nuestra organización, a la que acusaban de querer especular con los terrenos».

«También coincidimos en que ese nuevo uso tendría que estar relacionado con las industrias limpias y de alguna manera ligadas a la actividad de la investigación y el desarrollo, siguiendo ejemplos como el de Tampere, en Finlandia, con el centro empresarial que acoge las oficinas centrales de importantes compañías como Nokia. Pese a todo seguimos considerando que se debería haber aprovechado la ampliación de El Musel para ubicar allí el astillero, porque habría tenido más futuro».

Ángel Noriega: «En la ciudad se han ido especializando excesivamente algunas áreas, estrategia que en definitiva lo que ha hecho es segregar unas de otras. Aquí hay una oportunidad para establecer la mezcla de usos, que creo que es la auténtica modernidad en materia de ordenación territorial. Estos terrenos, en otras ciudades donde llega el AVE si no los tienen se los inventarían».

«Se puede crear un área de actividad que sería enormemente golosa para determinadas empresas que buscan espacios de calidad. Igual que las que acudieron a parque tecnológico lo hicieron atraídas por un paisaje y un entorno determinado, aquí también encontrarían otras cualidades importantes que harán muy apetecible este espacio como destino de empresas».

Titularidad del terreno

_Héctor Roces: «En los tiempos que corren en los que todo el mundo está pidiendo la intervención de las administraciones, consideramos que es importante que hubiera un control público sobre el suelo que quedará liberado en los terrenos del astillero. La titularidad del terreno que hoy posee Pymar debería ser pública, y para eso debería alcanzarse un acuerdo entre el Ayuntamiento y el Principado para constituir alguna especie de sociedad pública que gestione el suelo, o bien hacerlo a través de Sogepsa».

Ángel Noriega: «Es necesario que las plusvalías que se han generado reviertan hacia lo público. Las administraciones han invertido grandes cantidades en la zona para regenerar las playas, construir equipamientos... Ha habido una recualificación del entorno de Naval Gijón muy importante, y eso ha supuesto una gran revalorización de ese suelo. Creo que esa plusvalía no debe acabar en manos privadas».

«Me preocupa el poco interés que muestran en un momento como este las administraciones por hacerse con la propiedad del suelo, un bien tan anhelado por el promotor privado. Entrar en la compra de los terrenos de Pymar me parece una oportunidad».

Javier Fombella: «Yo creo que no es necesario entrar a un mercado del suelo. Teniendo el control de la ordenación, ¿para qué quieres ser propietario? Además el Ayuntamiento puede entrar en cualquier momento, siempre que lo estime oportuno, mediante una expropiación si entiende que hay que ordenar unas superficies determinadas».

Pedro Sanjurjo: «Aquí ya tenemos una entidad pública, que es la Autoridad Portuaria de Gijón, como titular de la porción mayor de los terrenos, por lo que no existe temor en ese sentido. Hay capacidad para que desde un ámbito público se tenga un peso determinante en el desarrollo de estos suelos. Al Ayuntamiento lo que le corresponde, como es evidente, es la ordenación. El futuro de estos terrenos no dependerá en exclusiva de la voluntad de los propietarios. El Ayuntamiento tiene que garantizar, por un lado, que siga habiendo un uso productivo y, por otro, que sea un espacio con una ordenación que permita un aprovechamiento y disfrute público importantes».

Desarrollo urbanístico_e integración en su entorno

_Ángel Noriega: «Creo que éste sería el momento de abordar ya un esquema director para todo el área, analizando estos espacios globalmente. Cualquier operación en Naval Gijón debe insertarse en un marco de mayor alcance que incluya los terrenos del Tallerón y Juliana. No tenemos que tener miedo a formular propuestas de este nivel y que alguien pueda interpretar que estamos tendiendo un puente para que todas estas actividades se vayan. Simplemente es planificar el futuro. Que se queden ahí el tiempo que necesiten quedar, pero en unos años, espero que tarde mucho en suceder, nos podemos encontrar también con el mismo problema e el otro astillero. Es bueno planificar, luego no se puede ir improvisando».

Javier Fombella: «Yo veo esto como una parte muy pequeña de un todo que tiene relación con el puerto de El Musel y con la ZALIA. El plan de vías, además, sitúa estos suelos en la nueva centralidad que supondrá la plaza del Humedal. No sólo es importante esa cercanía de la estación intermodal, sino su posición estratégica respecto de toda la ciudad».

«Imaginemos alguno de los edificios que están en el Parque Científico Tecnológico ubicados aquí y, junto a ellos, el parque marítimo del Oeste de Gijón, de uso público. No es difícil pensar que esta zona pueda recuperarse para la actividad productiva y encima tener una calidad urbanística y arquitectónica importante».

Pedro Sanjurjo: «Lo que se trata es de sumar actividades, como se hará en el plan de vías. Además del uso industrial, que sería el actor principal de la operación, puede haber otros aprovechamientos. Tenemos la oportunidad de recuperar un litoral costero muy valioso, muy interesante. Son cosas que no son incompatibles y que se pueden hacer simultáneamente. Además que nadie piense que estamos hablando de una isla, de un terreno inconexo. En El Natahoyo, junto a la zona industrial, tenemos un Plan Especial con 30.000 metros cuadrados de aprovechamiento residencial que aún no ha sido desarrollado».

Héctor Roces: «Los terrenos de la Autoridad Portuaria deberían ser en el futuro de uso público, como una especie de parque o similar, para poder conectar el barrio de El Natahoyo con la zona central de la ciudad».

Fotos

Vídeos