El prior de Valdediós se trasladará a la abadía de Viaceli, en Cantabria

El padre Lawrence se unirá al cenobio de Sobrado, en Galicia, y Massimo volverá a Italia

M. F. A.| GIJÓN
El prior, Jorge Gibert./
El prior, Jorge Gibert.

La comunidad cistercienciense de Valdediós vive sus últimos días en el monasterio de Villaviciosa y sus monjes ya tienen destino. Si se cumplen las previsiones, el prior de Valdediós, Jorge Gibert, se integrará en la abadía de Viaceli, en Cóbreces (Cantabria). Deberá el padre Jorge sustituir el fajín de tela que acostumbran a usar junto a sus hábitos los monjes cisterciences por la correa de cuero que lucen los trapenses. Y es que esta comunidad cántabra, que cuenta con 21 monjes, pertenece a la Orden Cisterciense de la Estricta Ordenanza. Según explican desde la abadía cántabra, la comunidad ya ha aprobado el ingreso del prior de Valdediós en la misma, aunque aún faltan algunos flecos por atar para confirmar su próxima llegada. En todo caso, los trapenses le esperan ya.

Lo mismo ocurre en el monasterio de Santa María de Sobrado, en Sobrado dos Monxes, en La Coruña. Ese es el destino del padre Lawrence, otro de los monjes que aún habitan el cenobio maliayo. Massimo, el monje italiano, deberá volver al monasterio al que pertenece, Casamari.

Así las cosas, los monjes del Císter parecen haber encontrado ya acomodo a la espera de que el próximo día 26 se haga efectiva la orden del Vaticano del cierre de la comunidad cisterciense asentada en el valle villaviciosino desde 1992. Eso no significa que tengan que abandonar ese día el inmueble. De hecho, es más que probable que su marcha se dilate algunos días más.

La víspera de ese día, el próximo domingo, será cuando los vecinos de Villaviciosa despidan a sus monjes con una marcha organizada por la asociación Cubera rumbo al monasterio. A las doce del mediodía, se celebrará lo que han bautizado como la última misa.