Un familiar de 'El Chino', entre los siete detenidos en Amsterdam por planear atentados

La policía holandesa recibió ayer una llamada que avisaba de la colocación de explosivos en un centro comercial

EFE |AMSTERDAM
La Policía holandesa evacúa el centro comercial de Amsterdam. / Afp/
La Policía holandesa evacúa el centro comercial de Amsterdam. / Afp

Uno de los siete presuntos terroristas detenidos en Amsterdam anoche bajo la sospecha de intentar cometer un atentado en un centro comercial es familiar de Jamal Ahmidan, alias 'El Chino', que se suicidó en Leganés tres semanas después de los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid, han confirmado fuentes cercanas a la investigación.

A este respecto, el diario holandés publica hoy que 'El Chino' era el único de los autores del atentado de Madrid fallecidos que tenía familia en Amsterdam. La identidad del sospechoso y su parentesco con el autor del atentado del 11-M en Madrid, donde murieron 191 personas y casi 2.000 resultaron heridas, no han trascendido.

Los detenidos, seis hombres y una mujer de origen marroquí y de edades comprendidas entre los 19 y 64 años, siguen en prisión preventiva desde ayer y todavía se desconoce cuándo comparecerán ante el juez de instrucción.

Querían provocar el mayor número de víctimas

El centro comercial Boulevard Arena fue objeto ayer de una amenaza terrorista comunicada desde Bruselas en la noche del miércoles al jueves mediante una llamada desde un móvil, en ella se avisaba de que tres hombres se disponían a colocar explosivos con la intención de provocar el mayor número de víctimas.

La llamada especificó los nombres tanto de los presuntos terroristas como de los establecimientos donde se producirían los atentados, uno de ellos la filial de los almacenes Ikea. Los servicios de inteligencia holandeses se percataron de que uno de los nombres coincidía con uno de los autores del atentado en Madrid, con lo que decidieron cerrar el centro comercial y abrir una investigación, que todavía sigue su curso.

Esta mañana, las tiendas del centro comercial han abierto pero bajo vigilancia policial, tanto en la calle como por aire. Sin embargo, el alcalde de Amsterdam, Job Cohen, ha declarado en la emisora pública que ha bajado el nivel de amenaza real, pero que la investigación todavía no se ha cerrado.