Peñamellera Alta defiende su entrada en los Picos pese a las críticas de Cangas y Amieva

Ángel García recrimina «la falta de coherencia política» del PP y Rosa Domínguez recuerda que se trata de una decisión vecinal

ANA MORIYÓN| ALLES
El entorno de las localidades de San Esteban de Cuñaba y Cuñaba, en Peñamellera Baja, podrían estar pronto dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. / N. A./
El entorno de las localidades de San Esteban de Cuñaba y Cuñaba, en Peñamellera Baja, podrían estar pronto dentro del Parque Nacional de los Picos de Europa. / N. A.

Peñamellera Alta tuvo ayer que defenderse de las críticas realizadas en el Patronato del Parque Nacional de los Picos de Europa por parte del Ayuntamiento de Amieva, y avaladas también por los representantes municipales de Cangas de Onís, sobre su falta de «coherencia política» por «haber rechazado la figura del parque nacional cuando se amplió a los municipios limítrofes allá en 1995 y querer formar parte de él ahora». El debate, en el que también se criticó la intención de Peñamellera Baja de ampliar su superficie en el espacio protegido, surgía en la reunión que tuvo lugar el pasado jueves en el Parador de Fuente Dé y donde, pese a las abstenciones de Cangas de Onís y Amieva, se dio luz verde a la incorporación de Peñamellera Alta y a la ampliación de la aportación de terrenos por parte de Peñamellera Baja, ambos gobernados por el PP.

La postura de los Ayuntamientos de Amieva y Cangas de Onís pilló de sorpresa a más de uno, aunque no tuvo repercusión alguna en la votación final. «La entrada al parque la deciden los vecinos y es algo que respetamos, pero nosotros queríamos que quedara constancia de esa falta de coherencia por parte de las dos Peñamelleras, donde el parque nacional ha pasado de ser malo a bueno de un día a otro», recriminó el alcalde de Amieva, Ángel García, quien lamentó que ningún representante «diera explicación alguna en el Patronato».

En el encuentro no había representación del Ayuntamiento de Peñamellera Alta -ya que hasta la fecha aún no forma parte del espacio protegido- ni tampoco estaba el regidor de Peñamellera Baja, José Manuel Fernández, que excusó su ausencia por encontrarse fuera del país. No obstante, en su lugar lo hizo el concejal Anselmo López, que no realizó ningún comentario al respecto.

Ayer, sin embargo, la alcaldesa de Peñamellera Alta se defendía de las críticas y lamentaba «la falta de memoria histórica por parte de algunos alcaldes» ya que, recuerda, su Ayuntamiento rechazó la entrada en el parque en 1995 «por la fuerte oposición vecinal», y no por ideologías políticas como se insinúa. «El entonces alcalde, Miguel Sarrión, del PP, fue amenazado por los vecinos cuando propuso un debate público para decidir la entrada del concejo al espacio protegido y no le quedó más remedio que rechazar la posibilidad», recuerda Rosa Domínguez, quien asegura que el PP «nunca estuvo en contra de la conservación de los Picos de Europa ni del parque nacional».

La alcaldesa peñamellerana, quien reconoció que no se esperaba la postura crítica de Amieva y Cangas de Onís, quiso puntualizar también que la propuesta de entrada al parque que se realiza en la actualidad «se hace porque fue solicitada por los vecinos y aprobada en el Pleno por unanimidad, pero no a propuesta de ningún grupo político».

Consejo de Ministros

Tras el visto bueno por parte del Patronato el pasado jueves, las propuestas de Peñamellera Baja y Alta deberán salir a información pública y pasar un minucioso proceso burocrático para acabar elevándose al Consejo de Ministros, que con su aprobación las hará efectivas. El director del Parque Nacional de los Picos de Europa, Rodrigo Suárez Robledano, confía en que esta ampliación en territorio asturiano sea una realidad este mismo año.

Algo más tendrán que esperar los vecinos de Cillórigo de Liébana y Peñarrubia para que se lleve a cabo la ampliación del parque en su superficie. Los planteamientos realizados por parte de estos Ayuntamientos, ambos concejos de Cantabria, no podrán tramitarse de forma conjunta con las propuestas asturianas ya que están pendientes de aprobaciones por parte de las juntas vecinales y propietarios privados afectados.