El área del Cervigón donde se exhibe 'Castillo de Salas' llevará el nombre de Camín

El Ayuntamiento y la familia han decidido escoger esa de las tres opciones que había Amigos y admiradores recogieron firmas para pedir una zona verde para el artista

O. ESTEBAN | GIJÓN
Obra de Joaquín Rubio Camín realizada con restos del 'Castillo de Salas' e instalada en el Cervigón. / A. AUSÍN/
Obra de Joaquín Rubio Camín realizada con restos del 'Castillo de Salas' e instalada en el Cervigón. / A. AUSÍN

Aunque nunca se llegó a ir del todo, lo cierto es que ahora vuelve. Y vuelve a su sitio. Joaquín Rubio Camín regresará en un tiempo a Gijón, para darle nombre a uno de los espacios de la ciudad más ligados a él y a su obra: la zona del paseo del Cervigón en la que convirtió el desastre del 'Castillo de Salas' en arte. No es ni un paseo ni un parque ni, evidentemente, una calle. Por eso, aún no está decidido cuál será el nombre concreto. Quizás sea el espacio Rubio Camín. Quizás acabe convirtiéndose en parque aunque no lo sea. Lo que sí está decidido es que será allí donde la ciudad rinda homenaje a quien ya llena muchos de sus rincones.

Rubio Camín falleció en Gijón el 28 de diciembre de 2007. Tan sólo unos meses después, en el verano de 2008, un grupo de amigos y admiradores del artista puso en marcha una campaña de recogida de firmas, a la que se sumó EL COMERCIO, para que el Ayuntamiento diera su nombre a una zona verde de la ciudad. Algunos de esos amigos se reunieron en agosto del pasado año con la alcaldesa, quien se comprometió a tramitar la idea.

Había entonces tres posibilidades, para las que siempre se tuvo en cuenta la opinión de la familia de Camín. Una de ellas era precisamente esa, la zona del Cervigón cercana a la escultura realizada con restos del 'Castillo de Salas'. Se plantearon también el final de la avenida de la Constitución, donde se levanta el 'Obelisco' de Camín y, por último, el parque situado frente al diario EL COMERCIO.

Finalmente, Ayuntamiento y familia han acordado llevar el nombre de Camín al Cervigón. Así lo ha confirmado el concejal de Hacienda, Santiago Martínez Argüelles, y así se lo trasladó la propia alcaldesa a Carmen Díaz, la viuda del artista. Su familia pedía una zona verde y abierta, y así será. La nueva denominación aún no ha sido aprobada de forma oficial. Lo será junto con otra tanda de calles y vías públicas, preparadas ya para pasar por una de las próximas juntas de gobierno, al igual que se hiciera el pasado 17 de marzo, cuando se aprobó 'bautizar' parques y calles con los nombres de Avelino Vidal y Juan Andrés Suárez García, entre otros.

«Es un lugar emblemático y muy suyo. Une el mar, la tierra, el metal de su obra...», explica Martínez Argüelles. En su día, una placa y un pequeño acto de homenaje servirán de 'inauguración' del espacio. Era la opción preferida por la familia. El lugar donde en el otoño de 2003 Camín llevó una parte de la zapatilla del buque que ennegreció de carbón la costa gijonesa durante muchos años. Y, junto a esa gran pieza, en la que él quería que la gente entrara, mirara desde allí la mar y se resguardara de la lluvia, construyó su escultura, realizada a su vez con once fragmentos menores del granelero que se había hundido en 1986. Defendía el artista que aquella obra serviría para recordar. Que de todo, incluso de aquel desastre, había siempre algo que recordar. Y ahora, se le recordará a él.

Extensa obra

Será el homenaje de Gijón a Joaquín Rubio Camín, nacido en 1929 en la calle de Cabrales. En 1947 inauguró su primera exposición en la sala Cristamol, y en 1951 alcanzó, desde Madrid, la fama en todo el país. en 962 recibió el Gran Premio Nacional de Escultura. Su obra y su bibliografía es extensa, repleta de exposiciones individuales y colectivas, de premios y distinciones.

Son muchas también las obras públicas que realizó y sus esculturas permanecen hoy en varios puntos de toda Asturias, pero también en otros lugares como Madrid y Sevilla. Próximamente, Gijón saldará la deuda que tenía con el artista.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos