La prolongación de la calle Juan Botas abrirá una nueva vía de acceso entre Ceares y Viesques

El vial de doble sentido enlazará con Daniel Palacio Fernández y tendrá carril-bici La obra incluye un aparcamiento de 73 plazas

MARCO MENÉNDEZ| GIJÓN
Zona por la que discurrirá la calle de Juan Botas. / BILBAO/
Zona por la que discurrirá la calle de Juan Botas. / BILBAO

Son apenas 250 metros, pero la urbanización y ampliación de la calle Juan Botas, en Ceares, será fundamental para mejorar los accesos tanto a dicha parroquia como a Viesques. Y es que hasta el momento esa zona estaba prácticamente aislada con la carretera de Pola de Siero. El nuevo vial le proporcionará una conexión directa para tener una salida más fácil hacia el centro, a través de la calle de Ramón y Cajal, así como una entrada directa hacia Viesques.

El inicio de los trabajos fue supervisado ayer por los concejales Pedro Sanjurjo y Pilar Pintos, así como por los presidentes de las asociaciones vecinales de Ceares, José Manuel Quintanal; y Viesques, Iván Suárez. Las obras tendrán un plazo de ejecución de cuatro meses y se invertirán 898.985 euros para construir una calle de siete metros de calzada -dos en cada sentido-, aceras de tres metros, un carril-bici de 2,3 metros, un aparcamiento con 73 plazas, 2.799 metros cuadrados de zonas verdes y 44 puntos de luz.

Para construir la nueva calle se aprovechará parte del antiguo campo de fútbol de arena del Manuel Rubio y en la otra parte se edificará en breve una instalación polideportiva.

Según indicó Pedro Sanjurjo, el vial «se convertirá en una vía principal de entrada a Viesques. También será el acceso a un equipamiento muy demandado por los vecinos, como es el polideportivo. Además, el carril-bici tendrá continuidad por el parque de Los Pericones hasta llegar a la avenida de El Llano».

«Estamos aislados»

Pero aunque se trata de una mejora urbanística en la zona, los presidentes vecinales de Ceares y Viesques reprocharon a los concejales la mala planificación en materia de tráfico en sus barrios. «Estamos aislados y tenemos que dar grandes rodeos», protestaron ambos. Es más, José Manuel Quintanal llegó a plantear la necesidad de modificar la rotonda que existe para dar conexión al cementerio de El Suco, ya que con el nuevo vial no se podrá circular en sentido hacia Pola de Siero. Pedro Sanjurjo les replicó que esa petición no se puede atender porque, «según un informe elaborado por Tráfico, no hay espacio suficiente. Hay problemas de seguridad en la circulación y no todo lo que se pida es posible».

La nueva carretera, que será construida por la empresa Jesús Martínez Construcciones, está incluida en el Fondo de Inversión Local para el Empleo y está previsto que esté culminada para el próximo mes de agosto.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos