El Juzgado de Llanes exige a una granja de cerdos de Pría que deje de verter purines

Avall denunció en 2007 que la explotación tiraba sin control 4 millones de litros al año en esa zona del concejo de Llanes

M. ROJO| LLANES
Una imagen de la explotación ganadera que tendrá que parar sus vertidos. / REP. N. A./
Una imagen de la explotación ganadera que tendrá que parar sus vertidos. / REP. N. A.

El Juzgado de Primera Instrucción de Llanes requiere mediante un auto judicial fechado el 17 de abril de 2009 al propietario de la empresa Productos Agropecuarios Parma, situada en la localidad llanisca de La Pesa de Pría, a que «se abstenga de realizar, hasta que recaiga resolución que ponga fin al procedimiento abierto, cualquier vertido de purines u otras sustancias provenientes de las instalaciones de su empresa». Asimismo, pide que se libre oficio a la Guardia Civil y a la Policía Local de Llanes para que «procedan a velar por la estricta observancia de esta medida cautelar».

Dicha resolución está motivada por una denuncia de la asociación Avall del año 2007, en la que advertían que dicha empresa «lleva desde 1991 vertiendo a los acuíferos y subsuelo de la zona sin control alguno cuatro millones de litros al año de purines». El pasado mes de julio, Avall solicitaba al juzgado que tomase medidas cautelares para detener el proceso de vertido, y ahora la juez les ha dado la razón en ese punto. En una rueda de prensa, representantes del colectivo vecinal explicaron ayer que dicha explotación ganadera tiene en su interior «unos 400 cerdos y un centenar de terneros», pero que llegó a tener «más de mil puercos» y que, en la actualidad, «continúan vertiendo su porquería igual que siempre han venido haciéndolo», por lo que se alegran enormemente de la resolución judicial, ya que «si la juez toma medidas cautelares es que es consciente de que hay delito».

En su razonamiento jurídico, ampliamente explicado en el auto, la juez añade que tras conocer los informes periciales y la declaración del imputado -el titular de la explotación- «se puede sostener a nivel indiciario que la contaminación por nitratos de los terrenos y aguas analizados es debida a los vertidos de purines llevada a cabo por el imputado o a sus órdenes». Y es que los análisis efectuados en diferentes puntos de la zona presentan índices elevados de fósforo, cobre, zinc y nitrógeno, entre otros elementos relacionados con la contaminación por purines. La juez añade que la existencia de los vertidos «ha sido reconocida por el imputado en su propia declaración» y considera que ésta «representa un grave peligro para el medio ambiente al filtrarse por el terreno, pudiendo contaminar las aguas subterráneas, como ya sucede en parte, y posteriormente los afloramientos de estas». Añade que estos vertidos se vienen produciendo «de forma documentada al menos desde el cuatro de mayo de 1999».

Desde Avall alertan de que el daño en el medio ambiente «es irreversible» a pesar de que se tomen medidas a partir de este momento. Además responsabiliza al Ayuntamiento de Llanes de la situación, ya que «hay un amiguismo, un oscurantismo y un trato de favor» que ha dado como resultado que «las diferentes denuncias de los vecinos hayan acabado en algún cajón». Y mientras tanto, lamentan, «el acuífero de la zona está totalmente contaminado».