Zona Rural asfaltará 14 caminos en Colloto, Faro, Las Cruces y La Manjoya

El aumento del presupuesto permitirá arreglar 8,4 kilómetros de los 123 pendientes, frente al único previsto de forma inicial La concejalía invertirá 750.000 euros en los trabajos

GONZALO DÍAZ-RUBÍN| OVIEDO
Un camino de los que permanecen sin asfaltar en el concejo. / J. D./
Un camino de los que permanecen sin asfaltar en el concejo. / J. D.

Donde dije a lo mejor uno, digo 14. El plan de asfaltado de caminos rurales languidecía con la previsión -y no certeza- de arreglar tan sólo un kilómetro de una caleya en todo el año, entre Monterrey y San Cipriano de Pando, en Faro. Poco, muy poco, en comparación con las reclamaciones que se acumulan sobre la mesa del concejal de la Zona Rural, Alfonso Pereira, que suman 199 caleyas y 123 kilómetros.

El presupuesto para este año se redujo en un 72% respecto al de 2008, a tan sólo 146.000 euros para inversiones. Con esos mimbres, el cesto sólo abarcaba el citado camino de Monterrey y la urbanización de la explanada de la iglesia de San Julián de Box. En abril, el equipo de gobierno rectificó y, en una modificación presupuestaria, incrementó la partida en 650.000 euros. El concejal estimó entonces que se podrían añadir al plan «otros tres o cuatro caminos más». Se quedó corto, la lista final suma 14 caleyas, repartidas entre las parroquias de Colloto, Limanes, Faro, San Esteban de las Cruces, La Manjoya y un último en La Piñera, Priorio.

En total, se asfaltarán -la concejalía ha renunciado a emplear hormigón por su rápido deterioro- 8,4 kilómetros de vías rurales. Con el nuevo plan, la inversión se multiplica por cinco, de 146.000 a 750.000 euros; el número de caleyas a arreglar, por 14, de una a 14; y los kilómetros reparados por más de 8, de uno a 8,4. La relación, en el entorno de Colloto, incluye la carretera de Limanes a Faro y la salida a la AS-243 (3,4 kilómetros), los accesos a Caravia (100 metros), los accesos a Limanes (100 metros), el camino de la capilla al hotel de Faro (250 metros) y la carreterina al Cantu'l Rei (350 metros).

En San Esteban se repararán el camino de la capilla (250 metros), el ramal de Paderni (350 metros), el de Pando (250 metros), el de Codejal (250 metros) y el acceso a Lugido (450 metros). En La Manjoya se actuará sobre casi un kilómetro repartido entre el camino de El Xardín (400 metros), el de Los Malatos (400 metros) y el ramal del centro social (100 metros). La lista la cierra el arreglo de la caleya entre Barbadiello y La Piñera, medio kilómetro en San Juan de Priorio.

El plan aún deja 185 caminos pendientes de arreglo -el Ayuntamiento sólo contabiliza aquellos de los que recibe queja- para futuros ejercicios, pero es un avance. También, el abandono del hormigón, después de 30 años. A partir de ahora, asfalto. De las 199 caleyas del plan de pavimentación, cerca de 160 tienen aún una calzada con hormigón. Todos suman 123 kilómetros pendientes de pavimentar, una cifra que bajará en 8,4 kilómetros este año. Dejar el contador a cero costaría 11,15 millones, según un informe del departamento de Ingeniería.