«Si Europa ha podido con misoginias bíblicas, ¿no puede hacerlo con el Islam?»

«Como musulmana de cultura que soy, creo totalmente posible ser feminista»

E. MONTES| GIJÓN
Sharía Latifah. / LUIS SEVILLA/
Sharía Latifah. / LUIS SEVILLA

Es intensa, contundente y docta. Viste de negro y pantalones, y se define a la par como feminista y musulmana, dos conceptos que por sí mismos parecen contraponerse casi por definición, pero que Sharía Latifah Lakhdar ha defendido como compatibles en el marco de la sexta Escuela Feminista Rosario Acuña que se clausuró ayer en el Centro de Cultura Antiguo Instituto. Latifah Lakhdar, profesora de Historia Contemporánea de la Universidad de Túnez y experta en estudios islámicos, no renuncia a ninguna de sus dos condiciones.

-Usted se ha definido como feminista. ¿Se puede ser feminista en Túnez y en el Islam?

-Sí que se puede ser feminista en Túnez, porque hemos dado grandes pasos hacia la modernidad desde el año 1956. Y como musulmana de cultura que soy, creo que es totalmente natural ser feminista, porque considero que todas las religiones están impreganadas de la variante antropológica universal: la preponderancia de los hombres es común a todas las religiones, ya sea el islam, el judaísmo o el cristianismo. Hay que combatir contra la mentalidad machista, pero hay espacio para ser feminista.

-Usted colocó a la mujer frente al espejo de la ortodoxia islámica.

-La teología está escrita por hombres, que lo que han hecho es interpretar la revelación, para aquellos que crean, desde su condición de hombres. Yo quería deshacer esa teoría y deslindar qué ámbito correspondía a lo sagrado y qué a la interpretación interesada de los textos. En ese aspecto so optimista, porque todos los esfuerzos han de dirigirse a modernizar la interpretación de los textos sagrados. No hay lecturas ni interpretaciones modernas del Islam. Se ha quedado anclado en la Edad Media.

-Disculpe, pero me sorprende su optimismo.

-Sé que es muy difícil y sé que habrá de ser a largo plazo, pero me digo que si la modernidad europea ha podido disolver la misoginia catastrófica de algunos textos bíblicos, ¿no puede hacer lo mismo con el Islam?

-Pues en Afganistán están destruyendo las escuelas de niñas.

-En Afganistán se han perdido todos los derechos con unas élites pobres, sin cultura y que vienen de las montañas. Es lógico que los talibanes destruyan las escuelas de niñas, porque es tal el poder de los hombres, sustentado sobre elementos sagrados, que para ese Islam retrógrado, de hombres barbudos, las niñas no existen. No valen para ellos.