Los 5.400 de la grada Norte

El proyecto de recrecido de la tribuna de El Molinón prevé una reforma integral de los servicios y la colocación aleatoria de las butacas rojiblancas

A. PRESEDO| GIJÓN
El diseño de colocación de forma aleatoria de las butacas por colores elegido para 'El Nido' es el propuesto para El Molinón. / E. C./
El diseño de colocación de forma aleatoria de las butacas por colores elegido para 'El Nido' es el propuesto para El Molinón. / E. C.

Funcionalidad, estética y racionalidad. Estas tres premisas son las que priman, las que marcan las pautas de actuación del proyecto de recrecido de la grada Norte de El Molinón. El aforo aumentará de los 2.746 espectadores actuales hasta los 5.400 que tendrá en el futuro, cifra máxima que permite respetar el Reglamento General de Espectáculos. La nueva grada será una realidad a finales del mes de enero de 2010. De momento, el equipo de arquitectos del estudio gijonés de Ramón Palat y Ángel Mayor trabaja en afinar los detalles de la nueva grada que, estéticamente, será muy similar a la grada Sur, pero que tendrá unos servicios y posibilidades muy superiores para los espectadores fruto de una reforma integral pensada en la comodidad y seguridad de los aficionados. Serán seis meses de obra, pero el resultado final, aunque de momento sólo en infografías, empieza a vislumbrarse.

El recrecido de la grada Norte fue adjudicado por el Ayuntamiento de Gijón a la empresa Procoin por 3.927.046 euros, con un plazo de ejecución de seis meses. En este momento se está en la fase de redacción del proyecto definitivo, que deberá ser entregado en la segunda semana del mes de julio. Una vez estudiado por los técnicos municipales y tras su aprobación definitiva, es de esperar que las obras comenzarán en los primeros días del mes de agosto. La obra, lógicamente, ocasionará molestias a los aficionados del Sporting en los primeros cinco meses de competición, hasta finales del mes de enero de 2010, pero tanto el Ayuntamiento como la empresa adjudicataria y, por supuesto, el Sporting, están en la idea de aprovechar lo posible de la grada en los días de partido.

Diseño ordenado

Aunque, como estaba previsto, será aprovechada la actual estructura de la grada Norte y, sobre ella, se ubicará el recrecido, la reforma interior será total. El acceso de los espectadores se hará a una zona 'limpia' en planta baja, en la que será sencillo visualizar toda la información de las escaleras, los servicios, los bares y otros elementos, y se permitirá una fácil comprensión y funcionalidad de los recorridos de acceso y de salida. Se modificarán los vestíbulos y corredores y habrá escalones de acceso a las filas de las gradas. En suma, se tratará de lograr el número máximo de espectadores compatibilizándolo con un diseño lo más ordenado posible, integrador de la funcionalidad de los elementos que componen el interior de la tribuna y, por supuesto, garantizando la optima visión del espectáculo deportivo.

Un elemento novedoso aportado por el equipo de arquitectos será la distribución de los nuevos asientos, que serán rojos y blancos, como en la actualidad. Eso sí, se pretende colocarlos de forma aleatoria en las gradas (primero en la Oeste y la Norte y, luego, en la Este y la Sur), como se hizo en 'El Nido', nombre con el que se bautizó al Estadio Olímpico de Pekín. De esta forma, con un efecto de 'degradado', se trata de romper la uniformidad y dar un aspecto más moderno al futuro estadio.

De los cálculos de la estructura, en donde se incluye la parte exterior de la grada, que ocupará la acera con soportales con acceso para los paseantes, se encargará el ingeniero técnico José Antonio Risueño, de Igproi. También está previsto aumentar la anchura del acceso rodado al campo. Todos los detalles serán cuidados al máximo para ganar en funcionalidad con el mayor respeto a El Molinón. El resultado, en siete meses.

Fotos

Vídeos