El 'Mouro' se despide de Gijón en su última travesía

El patrullero de la Armada que sirvió durante 24 años en El Musel visitó el puerto antes de ser dado de baja en El Ferrol

I. V.| GIJÓN
El patrullero, ayer por la mañana, en los muelles de El Musel. / JOAQUÍN BILBAO/
El patrullero, ayer por la mañana, en los muelles de El Musel. / JOAQUÍN BILBAO

Última escala, Gijón. El patrullero de la Armada Española 'Mouro', cuarto de una serie de diez buques diseñados a finales de los años setenta para la vigilancia de costas, pesca y para labores de salvamento en caso de naufragio o accidente en alta mar, se despidió ayer de forma definitiva de la base donde prestó servicio durante 24 años, antes de su traslado a Ferrol. Junto a sus hermanos gemelos 'Bergantín' y 'Marola', todos ellos de la clase Anaga, realiza su última travesía en aguas del Cantábrico rumbo al puerto gallego, donde los tres quedarán inmovilizados y posteriormente, dados de baja.

En los últimos días, la flota ha realizado también escalas en los puertos de Santander y Bilbao, donde también se celebraron actos de despedida por sus casi 30 años de operaciones. Ayer, el comandante del barco, Mariano Manuel Torres, junto a los de los otros dos patrulleros, fueron recibidos en el despacho de la alcaldesa por la primera edil, Paz Fernández Felgueroso, que estuvo acompañada por el capitán de navío y jefe de la Comandancia Naval de Gijón, Juan Manuel Beceiro Martínez.

El 'Mouro' fue construido en los astilleros de Navantia -entonces Batán- en San Fernando de Cádiz, botado en abril de 1980 y entregado a la Armada en julio de 1981. Tras ser destinado inicialmente a la base naval de Las Palmas de Gran Canaria, donde desarrolló misiones de vigilancia en águas del archipiélago y del Sáhara Occidental, en 1982 fue trasladado a El Musel, donde permaneció hasta el 4 de septiembre de 2006. Hace tres años, en el marco de una remodelación de la fuerza naval en el Cantábrico en la que ya se anunció el pronto desguace del patrullero, cambió su base a La Graña, en El Ferrol.

En los últimos años se ha integrado en cinco ocasiones en misión en Melilla para cometidos de vigilancia y presencia naval de los espacios de soberanía nacional en la zona de Melilla, Islas Chafarinas y peñones de Vélez de la Gomera y Alhucemas.

Capacidad de remolque

El buque está diseñado para ejercer la autoridad, como instrumento del Mando de Acción Marítima, para proteger los intereses nacionales y el control de los espacios marítimos de soberanía de interés nacional, con especial atención a la Zona Económica Exclusiva. Tiene capacidad para efectuar remolques de emergencia a pesqueros u otras embarcaciones de porte similar, así como para colaborar en la extinción de incendios. Colabora con otros organismos e instituciones en tareas de salvamento marítimo, viglancia del contrabando, acción antiterrorista y prevención de desastres ecológicos. Los patrulleros 'Marola' y 'Bergantín' tenían su base, respectivamente, en Santander y El Ferrol.

Fotos

Vídeos