La voz de los refugiados

Una jaima instalada en la playa de Poniente sirvió para reivindicar los derechos del pueblo saharaui

O. S.| GIJÓN
Jaima en Poniente con la que se celebró el Día Mundial de los Refugiados. / Á. PIÑA/
Jaima en Poniente con la que se celebró el Día Mundial de los Refugiados. / Á. PIÑA

«Por un Sáhara libre y por la garantía del cumplimiento de los derechos humanos». La arena de la playa de Poniente se movió ayer con aires reivindicativos. Una jaima colocada en mitad del arenal sirvió para celebrar el Día Mundial del Refugiado y para levantar la voz por el conflicto del Sáhara Occidental y por los cientos de miles de refugiados que habitan en los campamentos del desierto.

La iniciativa estuvo organizada por Ingeniería Sin Fronteras, Coleutivu Milenta, la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui, la Delegación Saharaui en Asturias y el Conseyu de la Mocedá. El objetivo era «instar al gobierno español a que condene la violación sistemática de los derechos humanos por parte del reino de Marruecos en el Sáhara Occidental y que adopte una posición activa ante la comunidad internacional de firme y digna defensa del derecho del pueblo saharaui a la libre determinación mediante la exigencia e la convocatoria y celebración de un referéndum libre».

En España, según los datos oficiales, 4.500 inmigrantes pidieron el estatus de refugiados en 2008. Sólo el 6% (277 personas) consiguió ese estatus. En Asturias, sólo dos inmigrantes recibieron la condición de refugiados durante el pasado año.

Té y música

A lo largo de la jornada de ayer, los que pasaron por la jaima instalada en la playa de Poniente pudieron disfrutar de música tradicional, té y comida típica del pueblo saharaui. Una forma de difundir un mensaje de sensibilización sobre la problemática de los campos de refugiados.