Los Premios Nacionales de Cultura definen «la calidad y el vigor de España»

Don Felipe destaca la importancia de los galardones, que entregó ayer Entre los homenajeados figuran Goytisolo, Millás y García de Cortázar

EFE| TERUEL
Los Príncipes de Asturias, en el centro, rodeados de todos los galardonados con los premios nacionales de este año. / EFE/
Los Príncipes de Asturias, en el centro, rodeados de todos los galardonados con los premios nacionales de este año. / EFE

El Príncipe de Asturias destacó ayer en la entrega de los Premios Nacionales de Cultura que los galardones «celebran la calidad y el vigor que define España», y que las obras de los premiados suscitan entre creadores y público una apertura «siempre mayor hacia el mundo y hacia el hombre mismo».

«Los premios aspiran a aportar un nuevo impulso a los laureados y también a contribuir para que ese ejemplo de obra y vida se convierta en siembra a los cuatro vientos de una semilla que, aún sin proponérselo, florecerá en nuevas vocaciones artísticas», destacó don Felipe, quien presidió junto a la Princesa de Asturias la entrega de estos galardones en Teruel.

Don Felipe subrayó que cada uno de los veintitrés premios en las diferentes facetas artísticas ofrecen «admirables» trabajos que «ensanchan el espléndido legado cultural que atesora España», y realzan el dinamismo de la creación española, así como su «constante proyección internacional».

La iglesia gótico mudéjar de San Pedro fue el escenario elegido para el acto de entrega de estos galardones concedidos anualmente por el Ministerio de Cultura.

La ministra Ángeles González-Sinde destacó que estos premios no sólo reconocen la labor de un creador, una trayectoria o un trabajo concreto sino que «especialmente ahora, frente a una crisis económica mundial tan áspera, son referentes creativos. Especialmente ahora que nuestra sociedad necesita ejemplos en los que el tesón y la capacidad de sacrificio no lleven a la celebridad fugaz, ni a amasar montañas de dinero fácil, sino sirvan para alcanzar un éxito productivo que, menos ruidoso, es más fructífero porque genera beneficio social y produce crecimiento económico para todos», continuó la ministra.

González-Sinde aseguró que estos premios «recogen» el reconocimiento de todo el país y que, para los galardonados, «no son un peso sino un estímulo para la mente, la imaginación y para perseverar en lo que les convierte en personas únicas, su «talento». Los Premios Nacionales de 2008 correspondieron en las categorías de Letras Españolas a Juan Goytisolo; Juan José Millás, en Narrativa; Joan Margarit, en Poesía; Justo Beramendi, en Ensayo; Miquel Romeo, en Literatura Dramática y Agustín Fernández Paz en Literatura infantil y juvenil.

En nombre de los premiados de literatura, Goytisolo agradeció el apoyo institucional a muchos proyectos culturales que no podrían realizarse «y más en tiempos de crisis, sin el sustento publico».

Goytisolo confesó que el galardón no le hace ilusión «porque a mis años la ilusión no existe pero sí el humor», tras lo cual se ha mostrado convencido de que en su caso le recompensan «por viejo».

Además, el presidente del Aula de Cultura de Vocento e historiador, Fernando García de Cortázar, recibió el galardón en la categoría de historia de España, mientras Paco Roca lo recibió en la de cómic. Miquel Martínez Lage fue destacado en mejor traducción, María Teresa Gallego Urrutia, en obra de un traductor, y la Confederación Española de Gremios y Asociaciones de Libreros, al fomento de la lectura.