Guimarán, no Quimarán

GERMÁN GARCÍA ORTEGA

El motivo de aprovechar la oportunidad que su periódico brinda a los lectores del mismo de exponer su criterio, su pensamiento, su queja, en este apartado ejemplar que sirve de ventana para quienes queremos tener la ocasión de expresarnos, como digo en el tíulo de mi carta, es que en el organismo, consejería o ente correspondiente de nuestro Gobierno regional subsanen lo que los vecinos de Guimarán, en el concejo de Carreño, consideran una aberración y una tomadura de pelo.

Sería de agradecer que a quien corresponda haga corregir los indicadores, tanto de entrada como de salida, del pueblo de Guimarán, en la recién reparada carretera CE-6, ya que, por desconocimiento o bien porque nos quieran tomar el pelo, en dichos indicadores surgió de la noche a la mañana que nuestro pueblo había cambiado de nombre. Me explico. En lugar de poner el nombre de Guimarán con 'G' resulta que ahora se llama Quimarán con 'Q'.

Queremos pensar que ha sido un error de impresión más que un error impresionante. Desde muy lejano, cualquiera que haya leído un poco (nadie pide que sea un erudito, me voy a remontar a la época del insigne Jovellanos para los amigos, don Gaspar Melchor de Jovellanos para el resto) este bello, rico y fértil rincón del concejo de Carreño ya se llama Guimarán con 'G'. 'Clarín', para los aldeanos de por aquí, don Leopoldo Alas 'Clarín' para el resto (y lo de aldeanos no lo digo en plan despectivo, porque yo también me siento uno), como decía, para este ilustre escritor de fama mundial que tenía su rincón de inspiración en Guimarán con 'G', el nombre de este lugar seguía siendo con 'G'.

Pero si nos dejamos de basarnos en apoyos tan recientes, quien se sienta tan iluminado para querer cambiarnos el nombre de nuestro pueblo, cuando tenga cinco minutos libres, solamente tiene que recurrir a la obra de otro insigne vecino de Guimarán: don Marino Busto García (q. e. p. d.), cronista oficial del concejo de Carreño, en cuya obra 'Historia de Carreño en la general de Asturias', explica de dónde precede el nombre de Guimarán, con 'G'. A grandes rasgos puedo contarle, a quien proceda, que en tiempos de la monarquía asturiana vivió un señor cuyo nombre era Wimarano (tengo entendido que era obispo), a quien el ley de aquella época le donó estas tierras donde se edificó. Y a la naciente aldea dio su nombre Wimarán, que con el transcurrir del tiempo derivó del castellano antiguo al actual sustituyendo la antigua 'W' en 'G', de ahí el actual Guimarán.

El pueblo de Guimarán quiere seguir con el nombre de siempre, amén de que es más difícil de pronunciar con 'Q' que con 'G'. Por favor, corríjanlo, y si es que por toponímia pretenden ser más papistas que el Papa, tienen la opción de poner dos placas superpuestas, una con su nombre en castellano y otra con el nombre en no sabemos qué. De todos modos, déjenlo como siempre estuvo y nos ahorramos un dinero que es de todos y que está haciendo mucha falta. España está más que desmembrada para que ahora nos preocupemos de nacionalismos baratos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos