Cultura dice que la declaración BIC de la Fábrica de Gas ha «caducado»

Delega en Hidrocantábrico, propietaria de la parcela, la conservación de los elementos protegidos del conjunto

M. FRECHILLA | OVIEDO
En el centro, el elemento más emblemático del conjunto de la Fábrica de Gas. / MARIO ROJAS/
En el centro, el elemento más emblemático del conjunto de la Fábrica de Gas. / MARIO ROJAS

El nutrido orden del día de la reunión del Pleno del Consejo de Patrimonio celebrada el miércoles obligaba a una buena digestión. La declaración como Bien de Interés Cultural (BIC) de la Fábrica de Loza de San Claudio y el informe favorable a la propuesta de Hidroeléctrica del Cantábrico para construir 95 viviendas en la parcela de la Fábrica de Gas merecían algo más que un simple comunicado. Y ayer el director general de Patrimonio, José Luis Vega, compareció para desarrollar los asuntos y, entre otras cosas, confirmar que la incoación del expediente de Bien de Interés Cultural (BIC) para el conjunto industrial de la calle Paraíso había «caducado». No sólo ha prescrito, sino que, aseguró, no «hay nada previsto». Más allá, claro está, de la protección de algunos elementos: el gasómetro, la chimenea, el depósito elevado, el conjunto de hornos y escaleras y la marquesina.

No gustó la resolución al Foro de Urbanismo Crítico, heredero del colectivo Gas Ciudad en la defensa de la fábrica que surtió de luz a la ciudad y en contra de la especulación urbanística en la céntrica parcela. Sus miembros arremetieron contra la lentitud de la Administración regional, que «tuvo tiempo suficiente en estos ocho años» para completar la declaración y, sin embargo, no hizo nada, cuando para aprobar los planes de HC apenas han tardado unos meses.

El portavoz del colectivo, Diego Díaz, no sólo criticó la falta de celeridad, sino también que la consejería no les dijera toda la verdad. «O una de dos, o en nuestra reunión (fue el 29 de abril) con los responsables de Cultura nos mintieron o mienten ahora. Entonces nos habían dicho que el expediente no tenía plazo».

Los responsables regionales se lavan las manos. Vega recordó que simplemente «han respondido a una consulta de la propiedad sobre una actuación prevista en el Plan General de Ordenación Urbana». Al fin y al cabo, aseguró, quien tiene que desarrollar el plan especial es el Ayuntamiento y la propiedad, encargada también de salvaguardar los elementos protegidos. «Nosotros no otorgamos ni quitamos derechos para construir».

A unos y a otros les rechinaron las palabras del concejal de Urbanismo, Alberto Mortera, que se desvinculaba de la conservación del gasómetro y el resto de estructuras, en mal estado, declaró el miércoles, por la «dejadez» del Principado. Y al Foro, tampoco le gustó la actitud de la portavoz municipal socialista, Paloma Sainz. «En campaña electoral había defendido la Fábrica de Gas y que se convirtiera en un equipamiento cultural. Le parecía insuficiente la protección. Y ahora se ha callado totalmente», dice Díaz.

La declaración BIC de la fábrica iba a ser la primera de un conjunto industrial. Como no prosperó, le ha robado este privilegio la locería de San Claudio, aprobado el miércoles. Vega destacó que el entorno de protección se redujo, de 46 hectáreas a 6,85, las correspondientes a los límites de la industria. Los principales beneficiarios serán los vecinos, que tendrán más libertad de acción a la hora de hacer obras. El propietario no podrá construir en sus terrenos y tendrá que pedir permiso para cualquier actuación. Eso sí, como dijo Vega, al ser un BIC, está exento de pagar la 'contribución'.