'Varekai' se estrena con accidente y aplausos

Un acróbata italiano que participa en los 'Juegos Icarios' sufrió daños en el tabique nasal y el show se paró cinco minutos

REDACCIÓN| GIJÓN
El acróbata de arriba, Stiv Bello, fue el que sufrió el accidente, cuando actuaba en el número con su hermano. / PAÑEDA/
El acróbata de arriba, Stiv Bello, fue el que sufrió el accidente, cuando actuaba en el número con su hermano. / PAÑEDA

Fue la primera de las funciones de 'Varekai' y se cerró con ovación cerrada, pero también con un buen susto. En el segundo de los números, el de los 'Juegos Icarios' que protagonizan los hermanos Santos, tres españoles, acompañados de otra saga de acróbatas italianos, los hermanos Bello, uno de ellos, cayó al suelo de cabeza. El show tuvo que detenerse durante cinco minutos, hasta que el artista salió por su propio pie para ser atendido. Tras ser examinado por el equipo médico del propio circo, el acróbata italiano tuvo que ser trasladado al Hospital de Cabueñes, con daños en el tabique nasal.

Pero el espectáculo debe continuar. Y así fue. Sólo cinco minutos después del accidente que hizo enmudecer al público, continuó el show de luz y color y volvieron los aplausos a la sala para mostrar más de dos horas de emotivo cóctel de humor y magia, de acrobacias, contorsionismo, música y baile. Al final, los asistentes premiaron con una cerrada ovación el esfuerzo de los artistas.

La de ayer no era una función cualquiera. Tras el ensayo general del miércoles, la carpa se abarrotó por completo para una première a la que asistieron, entre otras personalidades, el presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces; la presidenta de la Junta, María Jesús Álvarez, y la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, acompañada por casi la práctica totalidad de sus concejales, junto a ediles ovetenses como Isabel Pérez Espinosa y Agustín Iglesias Cuando. También acudió la alcaldesa de Avilés, Pilar várela, y los consejeros María José Ramos, del POSE, y Aurelio Martín, de IU. Muchos más nombres y caras conocidas de Gijón y Asturias se dejaron seducir por la magia del circo para seguir un espectáculo dividido en dos partes, que embelesa de principio a fin.

'Varekai' entrelaza sobre una escenografía que dibuja un mundo mágico y fantástico más de media docena de números circense, un buen número de ellos de altura, como el triple trapecio o las correas aéreas o el vuelo de Ícaro con el que se abre el show, que se ejecutan sin arneses. Malabarismos y acrobacias se unen para formar una función muy colorista y visual que se acompaña con música en directo y las canciones de dos cantantes. El humor está presente a través de dos clowns en un show que busca contar una historia de superación basada en el mito de Ícaro.