Gijón abandona la cancha

El club más representativo del deporte de la canasta en Asturias inicia los pasos para su liquidación tras casi treinta años de historia

FRANCISCO ÁLVAREZ GIJÓN
El Palacio de Deportes, lleno en un partido de la ACB en 2001. / P. CITOULA/
El Palacio de Deportes, lleno en un partido de la ACB en 2001. / P. CITOULA

Año 1982. El Mundial de España, que tiene una de sus sedes en El Molinón, sitúa a Gijón en la tribuna internacional y el Sporting alcanza y pierde su segunda final consecutiva de la Copa del Rey. El fútbol ordena y manda en la ciudad y en Asturias, pero un grupo de aficionados al deporte de la canasta, que llevan meses dándole vueltas al proyecto, deciden disputarle al balompié el protagonismo con la creación de un nuevo club de altas miras. Nace así el Gijón Baloncesto, que entra en juego en lo que entonces es la Segunda División con la plaza de competición del Grupo Covadonga.

En su primera temporada de vida, el joven equipo se proclama campeón de su grupo y logra el ascenso a Primera B, donde al año siguiente consigue una meritoria quinta plaza, si bien una temporada después se ve obligado a bregar para asegurar la permanencia. Se mantiene empadronado en la división de plata del baloncesto español durante un decenio con altibajos en los resultados.

En 1995, el entonces Trébol Gijón Baloncesto se proclama subcampeón de la recién creada EBA y ello le da nota para competir en el curso siguiente en la ACB, la liga más importante de Europa. La fuente del 'anzuelo' de Begoña ofrece en aquellos días su primer bautizo a unos aficionados al deporte que festejan un triunfo.

El técnico estadounidense Bill McCammon obra la gesta del ascenso, que años después evoca con cariño. «Supuso una inmensa alegría para la afición de Gijón. Nunca me olvidaré de esta ciudad, ya que fue una experiencia única y, además, mis hijos nacieron aquí». El club está presidido entonces por Tino Grana, Emilio de Diego es el director deportivo y la plantilla la forman David Fernández, Sergio Cortés, José Luis Casaprima, John McDowell, Arturo Cavero, Paco Gómez, Borja Fernández, Toño Grana, 'Vallecas' Hernández, Roberto Carbajal, Juanjo Meana y Pablo Noguero.

Descenso y ascenso

El primer conjunto asturiano que pone pie en la división de honor sólo defiende la posición entre la élite una temporada, pero se despide de ella con dignidad tras haber doblegado al Real Madrid en la ribera del río Piles.

En la temporada 1998-99, el Gijón Baloncesto regresa a la Liga ACB para quedarse en ella durante tres campañas consecutivas. Este segundo y último ascenso tiene como protagonistas, entre otros, al entrenador Moncho López y al ala-pívot argentino Luis Scola, cedido por el Tau Vitoria. El técnico acabaría convirtiéndose en seleccionador nacional y el jugador suda-mericano milita actualmente en la NBA con los Houston Rockets.

Con la caída a la LEB se agudizan las lesiones deportivas y económicas del club, transformado en sociedad anónima deportiva en el año 2000. La sucesiva fuga de patrocinadores y la mediocridad en los resultados van dejando sin aire al Gijón Baloncesto. Su consejo de administración confirmó anteayer que el club no dispone de los dineros necesarios para competir la próxima campaña en la LEB Plata. Se inicia la disolución. Al cabo de 27 años de alegrías y sinsabores, Gijón y Asturias abandonan la cancha del baloncesto profesional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos