Cascos, sobre su vuelta: «Si me sacan a bailar, acepto»

El ex ministro de Fomento anuncia, tras varios años de retiro, que regresará a la primera línea si se lo piden. Defiende a Bárcenas y dice que «quien organizó el GAL quiere usar el 'caso Gürtel' para aniquilar al PP»

REDACCIÓN | GIJÓN
Francisco Álvarez-Cascos./ EFE/
Francisco Álvarez-Cascos./ EFE

«Si me sacan a bailar, acepto». Es la escueta frase con la que el ex ministro de Fomento Francisco Álvarez-Cascos abre la puerta a su posible vuelta a la política, tras varios años dedicado a la actividad empresarial. En una entrevista concedida a la revista 'Época', Cascos da a entender su predisposición a regresar a la primera línea si es requerido para ello, en un momento en el que abundan las especulaciones sobre su interés en liderar la candidatura del PP a las autonómicas de 2011 en Asturias.

Desde que abandonó la política, en 2004, Cascos no se ha prodigado en declaraciones públicas. Pero cuando lo ha hecho, ha sido siempre para criticar con dureza al PSOE, tanto por su gestión en Asturias como a nivel nacional. Sus reproches se han centrado especialmente en infraestructuras, un área que gestionó directamente en su etapa al frente del Ministerio de Fomento. Su última intervención, en la entrega de las 'Sardinas de Oro' en Avilés, fue especialmente sonada. Pero antes y ahora, hablase más o hablase menos, las especulaciones sobre un posible retorno del ex ministro a la política siempre han estado ahí.

En su partido, al menos de momento, no saben nada de un posible regreso de Cascos. «No se ha puesto en contacto, al menos que yo sepa, con la dirección del partido, para anunciar esa voluntad; si es que de verdad esa voluntad existe, algo que yo no conozco», dijo el pasado lunes la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, al ser consultada por esta posibilidad.

En la entrevista, Francisco Álvarez-Cascos analiza otros asuntos de actualidad. Por ejemplo, el 'caso Gürtel'. A este respecto, asegura que el tesorero del PP, Luis Bárcenas, «es una persona honorable», en la que conserva su «confianza». También defiende la «honestidad» de Álvaro de la Cruz, que fue su jefe de gabinete en su etapa como secretario general del PP y al que también se ha relacionado con la trama. De él asevera que es «un gran profesional».

El ex ministro denuncia las «estrategias de cloaca» para acabar con la oposición y sostiene que son «los mismos que en su día diseñaron los GAL para liquidar a ETA» los que «han diseñado ahora la instrumentalización del 'caso Gürtel' para aniquilar al PP».

Cascos subraya que no puede «responder por las personas afectadas», porque «todas y cada una de ellas tendrán cumplida oportunidad de dar explicaciones». De hecho, se muestra convencido de que «las imputaciones que aparezcan en los sumarios serán debidamente contestadas y resueltas por los propios interesados».

«Una persona honorable»

«Siempre he sido fiel amigo de mis amigos y duro adversario de mis enemigos; soy amigo de Luis Bárcenas, es una persona honorable y conservo mi confianza en él», dice del tesorero popular.

Respecto a De la Cruz, señala que tuvo «una brillante etapa» en la Federación Española de Municipios y Provincias y en el Parlamento de Andalucía. «No tengo más que motivos para honrarme con su amistad y para subrayar su honestidad», comenta.

Sobre su relación con Francisco Correa, el presunto líder de la 'trama Gürtel', explica que lo conoció como proveedor de los viajes del PP «en el año 91 ó 92» y «en alguna ocasión» utilizó su agencia «entre el 92 y el 93». Asegura que era un «proveedor más» que se contrató «porque sus servicios y sus condiciones eran los adecuados».

Además, niega las informaciones que apuntan a que se llevó cajas con documentación de la sede nacional del PP, en la madrileña calle Génova. Asegura que es «rigurosamente falso» y explica que acude varias veces por semana a recoger la correspondencia que le llega, ya que mantiene ahí su dirección postal habitual.

«Me interesa conservarla porque en la sede hay un sistema de escaneo de correo y de paquetes que me evita tener que utilizar los servicios policiales», señala. En su opinión, es «lamentable» que se quieran manipular sus visitas a Génova, aunque no quiere «alentar polémicas dentro del PP».

Además, también se refiere a la polémica por los regalos a altos cargos públicos y asegura que él, en su momento, entregó al oficial mayor del ministerio «algún regalo poco estético». «Ni las cestas de Navidad, ni las invitaciones a palcos de estadios de fútbol me parecen obsequios que deban generalizarse», sostiene.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos