Diego Castro gana el Molinón de Plata

El interior gallego fue el jugador más destacado de la pasada temporada, según las calificaciones de las peñas sportinguistas federadas

MANUEL ROSETY| GIJÓN
Diego Castro, en el descanso de un entrenamiento. / LUIS SEVILLA/
Diego Castro, en el descanso de un entrenamiento. / LUIS SEVILLA

Diego Castro ganó el Molinón de Plata 2008-2009. El interior gallego fue el mejor jugador del Sporting en la pasada temporada, según las calificaciones de las peñas sportinguistas federadas. Obtuvo la mejor puntuación, con una diferencia contundente sobre el segundo clasificado, el centrocampista Diego Camacho, al que superó en más de 100 puntos.

Las peñas sportinguistas que están aglutinadas en la Federación calificaron a los jugadores rojiblancos en todos los partidos ligueros. Los resultados se contabilizaron tras recibir todas las puntuaciones, en las que Diego Castro sumó 310 puntos, seguido de Diego Camacho (205) y Matabuena (180).

El interior pontevedrés, que cumplió su tercera temporada en el Sporting y que es uno de los fijos en las alineaciones de Manuel Preciado, lleva disputados 107 partidos ligueros con el conjunto rojiblanco, con el que lleva anotados 20 goles, con una participación liguera de 7.340 minutos.

El jugador se convirtió en uno de los futbolistas más carismáticos e identificados con el proyecto del club gijonés. Hace un año, cuando aceptó la renovación de su contrato, descartó otras propuestas que eran más importantes en el aspecto económico.

La temporada de Diego Castro ofreció momentos brillantes, con goles espectaculares que tuvieron una repercusión especial. El tanto marcado en Pamplona, que sirvió para asegurar el triunfo del Sporting en una jornada clave en la lucha por la permanencia, con un disparo cruzado y parabólico, fue de los más destacados de la Liga.

Grandes rojiblancos

Diego Castro se incorpora a una relación de jugadores distinguidos en la historia del club gijonés, al ser premiado por las peñas, como representación de la afición. Juan Carlos Ablanedo y Abelardo son los que más veces han ganado el Molinón de Plata, con cuatro ediciones para cada uno. Castro, con tres, y Maceda, Jiménez y Joaquín, con dos cada uno, son los únicos que inscribieron su nombre en más de una ocasión.

En los últimos años, los jugadores que ganaban el trofeo tenían luego escasa permanencia en el equipo, en una época en la que el futbolista más brillante dejaba la entidad para mejorar. Fue el caso de Yago, traspasado al Celta; Pablo Amo, al Deportivo; Villa, al Zaragoza, y Samuel, al Murcia, mientras que Ismael se fue al acabar contrato y rechazar la propuesta de renovación, aunque con una situación menos polémica que la de Congo, que fue similar. Por otro lado, Borreguero llegó a un acuerdo al quedar fuera de las posibilidades económicas del club gijonés en una de las etapas más complicadas de la historia de la entidad rojiblanca, mientras que el portero Roberto sólo duró un año en el equipo antes de trasladarse a Pamplona.

El premio se entregará en el transcurso de un almuerzo que se organizará en el mes de noviembre, en una jornada que aglutina la representación de todas las peñas federadas, así como de todos los estamentos del club y la habitual presencia del Ayuntamiento y del Principado. Uno de los actos, sin duda, más relevantes de la temporada sportinguista. Es la fiesta de la afición.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos