14.000 euros para los niños de acogida del Corazón de Jesús

Jesús Santos, Eva Illán, Francisco del Gallego y María García, ayer, con el cheque. /
Jesús Santos, Eva Illán, Francisco del Gallego y María García, ayer, con el cheque.

Con una parte de la aportación realizada por Expoacción, los 14 menores del centro realizaron un viaje «inolvidable» a Madrid

E. M. GIJÓN.

Cada año Expoacción destina lo recaudado en sus distintas acciones solidarias a un colectivo predeterminado de antemano. El último han sido los niños acogidos por las siervas de los pobres en su centro gijonés del Sagrado Corazón de Jesús, pero el trabajo, la admiración y la complicidad han sido tales, que, rompiendo sus propios esquemas, Expoacción ha alargado en medio año su colaboración con «las hermanas». Ayer fue el propio presidente de la organización solidaria, Jesús Santos, quien hizo entrega al centro de El Natahoyo, representado por el voluntario Francisco del Gallego, de un cheque simbólico de 14.000 euros y de otro bancario de 8.000.

La diferencia estriba en que las siervas de los pobres, «más madres que hermanas», como las definió la voluntaria de Expoacción María García Díaz, quisieron recibir una parte del donativo en especies. Concretamente, en un viaje a Madrid con los 14 niños, de entre 9 y 17 años, que tienen bajo su tutela, «porque quieren que sean como los demás niños, y el ocio y la diversión forma parte de las necesidades infantiles y adolescentes, que si no es por una vía como ésta, nunca iban a poder hacer».

Los chicos, invitados por ALSA al traslado y acogidos por la congregación Madres de Desamparados y San José de la Montaña -rectora del colegio Virgen Reina- en sus alojamientos, realizaron una visita «a demanda». Y el programa recogió, además del típico y obligado recorrido turístico en autobús, un poco de todo, desde un día en la Warner, hasta otro en Faunia, además de una butaca en el musical 'El rey león'o la visita al Santiago Bernabéu. Para todos los gustos. «Ha sido una experiencia inolvidable», resumió, con dificultad, María García, quien confesó «lo difícil que resulta expresar sentimientos con palabras», en respuesta a la patata caliente que le pasó Jesús Santos, incapaz también de verbalizar «la impresionante experiencia vivida, tanto en Madrid como en el campus estival del Peñamayor, en La Barganiza».

La labor de las Siervas de los Pobres es más conocida con los ancianos que con los niños, pero en su centro de El Natahoyo cuatro religiosas han convertido el centro del Sagrado Corazón de Jesús «en una auténtica casa familiar para los 14 niños sobre los que ejerce la tutela y custodia que le confiere el Principado. Son niños que pasan por unas circunstancias especiales y que han encontrado en el centro un espacio de convivencia y de futuro», señaló Francisco del Gallego, buen conocedor del día a día del centro por su continuada labor de voluntariado.

«Más madres que hermanas»

«Igual controlo sus deberes que pinto una habitación», afirma, divertido y admirado por «la labor que hacen estas hermanas. Tienen un niño de 14 años que quedó ciego y está estudiando en un colegio de Madrid. Cada 15 días van a buscarle el viernes y le llevan el domingo para que pase el fin de semana con su hermana, que también está en el centro. Son madres más que hermanas».

La próxima recaudación de Expoacción tiene dos destinatarios: «la mitad para Adensi, los niños del silencio, y la otra mitad para la casa de acogida de madres gestantes de La Guía», adelantó el presidente de Expoacción, quien agradeció «a gente increíble con corazón de oro» su colaboración y calificó de «lujo» la realidad solidaria de Gijón. «La gente es más generosa y solidaria de lo que creemos», apostilló la concejala de Bienestar Social, Eva Illán, en su papel de anfitriona en el salón de recepciones municipal.