«Con el baremo las indemnizaciones sanitarias serán rápidas y seguras»

Julio Sánchez Fierro. /
Julio Sánchez Fierro.

Vicepresidente del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad

LUCÍA RAMOS GIJÓN.

Un sistema de puntos para evitar interminables litigios y peregrinaciones a la hora de fijar una indemnización por una mala praxis sanitaria. El vicepresidente del Consejo Asesor del Ministerio de Sanidad, Julio Sánchez Fierro, presentó ayer, en las XVI Jornadas de la Función Consultiva celebradas en el Palacio de Revillagigedo, el baremo en el que él y sus colegas llevan trabajando más de un año y medio y que pretende facilitar la labor a la hora de fijar compensaciones económicas a pacientes que hayan sufrido algún daño a causa de una intervención sanitaria.

¿Por qué un baremo a estas alturas?

Hace más de una década que el sector sanitario se planteó la necesidad de tener un baremo en función del cual se fijen las indemnizaciones cuando se produce un daño con ocasión de alguna actividad sanitaria. Si hay hechos que son indemnizables, no podemos tener al paciente esperando para saber cuándo, cómo y con qué cantidad se va a compensar el problema que le sobrevino por acudir a un centro sanitario, sea público o privado.

¿En qué consiste el baremo que presenta ahora?

La técnica es similar a la que se utiliza con los accidentes de tráfico. Se trata de un sistema de puntos que, en función del daño causado, tienen un determinado valor y dan lugar a una cantidad que es a la que tendrá que hacer frente la administración sanitaria responsable del mal funcionamiento de sus servicios. Esto evitará litigios y trámites innecesarios, permitiendo que las indemnizaciones sean más rápidas, seguras y equitativas.

¿En qué fase se encuentra su propuesta?

Nosotros (el consejo junto a diversas sociedades científicas, pacientes y médicos) hemos hecho la parte que nos correspondía, que era imaginar cómo se podría hacer esto. Es decir, hemos valorado las secuelas derivadas de una actuación sanitaria incorrecta de forma que se pueda concretar el importe de la indemnización fácilmente. Ahora corresponde a los poderes públicos analizarlo y ponerlo en marcha.

¿Cómo se establecen estas cantidades?

En algunos supuestos se utiliza, por analogía, el baremo de accidentes de tráfico, pero en otros casos depende de la apreciación discrecional del juez. El problema es que hay supuestos en el baremo de accidentes de tráfico que no tienen nada que ver con daños sanitarios. Por ejemplo, el caso de un niño que nazca con determinado problema debido a una mala praxis nada tiene que ver con un accidente automovilístico. El nuevo sistema pretende solucionar esto al tener en cuenta diversos factores.

¿Por ejemplo?

El tiempo de recuperación, la edad del paciente, el tipo de secuelas, la especialidad médica de la que deriva... No es lo mismo un problema puramente estético que el caso del niño que acabo de comentar.

Para situarnos, ¿cuál sería, por ejemplo, la indemnización mínima fijada? ¿Y la máxima?

No podría decirlo, pues se trata de algo muy relativo. Hemos visto que entran en juego un gran número de factores y cada caso es diferente. Por este mismo motivo, la elaboración del baremo ha sido sumamente complicada.

¿Incluirá el baremo las penas aplicables a los responsables del daño?

No, el baremo sólo se ocupa de cuantificar indemnizaciones. Las responsabilidades en que pueda incurrir cada uno son otro tema.

¿Han aumentado las reclamaciones de indemnizaciones en los últimos años asociadas a la coyuntura de crisis?

En general, la tendencia es a incrementarse el número de reclamaciones. Es cierto que la gente reclama cada vez más, pero no creo que esté relacionado con la crisis económica, sino con que hay más conocimiento y una mayor intención de defender nuestros intereses. En este sentido, el baremo será enormemente útil para encauzar los litigios y, al ser de carácter nacional, para poder obtener datos estatales que nos ayuden a tener una idea general de cómo evoluciona este tema.

 

Fotos

Vídeos