Multitudinaria marcha solidaria en Gijón para colaborar en la lucha contra el cáncer

La cabecera de la marcha./
La cabecera de la marcha.

Miles de personas han participado en para la segunda carrera solidaria que organiza EL COMERCIO

LUCÍA RAMOSGIJÓN

"Lo hemos vuelto a hacer". Los ciudadanos demostraron de nuevo su compromiso y la II Marcha Solidaria a favor de la Asociación Española Contra el Cáncer organizada por EL COMERCIO fue un auténtico éxito. No sólo de participación, pues a las 3.000 personas que habían adquirido su dorsal se sumaron muchas más a las que no les dio tiempo pero que también quisieron colaborar, sino de organización -la marcha transcurrió de forma tranquila y no hubo que lamentar ningún accidente o percance-, e incluso de tiempo.

todo sobre la marcha

Bajo un sol radiante los primeros participantes apuraban sus cafés y pinchos en las cafeterías próximas a Las Mestas, donde minutos antes de que diese comienzo la marcha ya se aglutinaban miles de personas, muchas de las cuales aprovecharon para aportar otro granito de arena más adquiriendo productos en los puestos que la AECC había instalado cerca del arco de salida. Otros aprovechaban la música para ir calentando y evitar así cualquier posible lesión.

Llegó la hora y los miles de participantes, encabezados por la alcaldesa, Carmen Moriyón, los ediles Rafael Felgueroso y Pedro Barbillo, el presidente de la AECC en Gijón, Jorge Areces o el director de EL COMERCIO, Íñigo Noriega, entre otros, echaron a andar, con ganas de comerse los nueve kilómetros que aún tenían por delante.

El buen tiempo acompañó durante las dos horas y media largas que duró la caminata, la cual discurrió por entornos tan agradables como el Parque Fluvial de Viesques, el Camín del Molín, una aliseda pantanosa o el área recreativa Los Bahones, en Granda. Animados por los pitidos de los vehículos al pasar bajo el nudo que forman la A-8 y la AS-I, o disfrutando de los animales que pastaban tranquilos en algunos praos contiguos a la senda, los participantes completaron la ruta entre risas, bromas y alguna que otra canción que iniciaban los más pequeños y continuaban los mayores.

Finalmente a pie, a cuatro patas -fueron numerosos los perros que acudieron con su propio dorsal-, en carrito, a hombros de papá o mamá e, incluso, en silla de ruedas, como algunas socias de Amdas La Fonte, los más de 3.000 participantes en esta II Marcha Solidaria fueron llegando a la meta entre aplausos, y palabras de ánimo. Tras el esfuerzo, llegó el momento de reponer fuerzas gracias al avituallamiento ofrecido por algunos de los patrocinadores, como Masymas, CocaCola, Central Lechera Asturiana o Fruasa, entre otros. Así, bollo preñao en una mano, batido de chocolate en la otra, pequeños y mayores hicieron acopio de las energías que aún guardaban para mover el esqueleto en la improvisada fiesta que se organizó en un momento en Las Mestas.