Al colegio con chaleco y linterna

Diego Fernández, segundo por la derecha, inicia la caminata con su madre y vecinos de Fano. /
Diego Fernández, segundo por la derecha, inicia la caminata con su madre y vecinos de Fano.

Diego Fernández, de 11 años, vuelve a recorrer 1,3 kilómetros para coger el autobús en Fano sin la protección policial solicitada

ELENA RODRÍGUEZGijón

Ayer tocaba examen de Sociales y Diego Fernández Mayo quiso asistir a la prueba en el IES Universidad Laboral, donde cursa primero de ESO. Regresó a clase trece días después de haberse declarado en huelga, decisión tomada conjuntamente con sus padres en señal de protesta porque el Principado le ha retirado el servicio de transporte escolar que le había concedido inicialmente. La parada estaba en Zalce, a más de 200 metros de su casa, en El Caleyu, por la antigua carretera Gijón-Pola de Siero. Pero ahora le han asignado la de Carcedo, a 1,3 kilómetros y tiene que caminar por «un tramo pésimo, estrecho, con curvas, sin visibilidad y mucho tráfico».

Sus padres habían solicitado la protección de la Policía Local y de la Guardia Civil hasta que la Consejería de Fomento les dé una solución, que para ellos pasa por ampliar la ruta 250 metros más para recoger al niño en Zalce, donde hay marquesina y rotonda, y tomar el desvío hacia Baldornón. «Al autobús le llevaría solo 42 segundos», dice su madre, María Soledad Mayo.

Pero ni la Policía Local ni la Guardia Civil aparecieron. En cambio, sí tuvo el apoyo de las vecinas de la parroquia y de otro compañero de instituto. Con ellos, su madre y los medios de comunicación como testigos, Diego inició el camino que, hasta la fecha, está destinado a recorrer. A las siete de la mañana, con chaleco antirreflejante y linterna, comenzó la caminata por la AS-248 en la que ya había bastante movimiento de particulares que iban a trabajar. In situ, se pudo comprobar que la carretera no tiene arcén, los matorrales invaden la carretera y es un tramo sinuoso, en el que las curvas se toman a bastante velocidad y hay peligro de atropello. El comentario generalizado entre los presentes era: «Y hoy porque no llueve, pero el día que ocurra... No se ve nada». 25 minutos después y tras haberse cruzado en la carretera con cuarenta vehículos, Diego subió al autobús.

Manifestación prevista

El examen le salió bien. Hoy tendrá otro y mañana, uno más. Y, como es responsable, no quiere saltárselos. Por eso, durante estos dos días volverá a cubrir el tramo, pese a la «decepción» que se llevó ayer la familia con las administraciones. Con el Ayuntamiento, por decir que no dispone de efectivos para ello, «cuando están a las 9 de la mañana en el vivero de La Camocha para multar», con el Consorcio de Transportes (CTA), «porque indica que se extorsiona a miles de niños cuando van 25 en el autobús», y con la Consejería de Fomento, por no darle respuesta. «Únicamente nos ofreció acercar la parada 200 metros, pero no eliminaba la peligrosidad».«Para defenderlos derechos de Diego», la familia solicitará la convocatoria de una manifestación en Fano.

Mientras tanto, el portavoz del gobierno local, Rafael Felgueroso, ve «criticable la decisión irrevocable y firme de Fomento», y UPyD se reunirá con la familia para darle su apoyo y pedirá explicaciones al CTA y las consejeras de Fomento y Educación.