Gijón plantea dudas sobre el consorcio que deberá gestionar el ciclo de 0 a 3

Ayuntamiento y sindicatos creen que no estará listo para el próximo curso, mientras las educadoras critican los recortes

O. ESTEBAN

El consorcio anunciado por el Principado para la gestión de la red de escuelas infantiles debería tener a Gijón como uno de sus principales protagonistas. Así se deduce al menos del mayor número de escuelas que aporta al mismo, 12, con casi un millar de pequeños de entre 0 y 3 años en sus aulas. Pero, por el momento, las cosas no se ven claras. Para empezar, porque se duda de que el nuevo órgano esté listo para el próximo curso. De hecho, el Ayuntamiento ya había dado por hecho que el consorcio no entraría en funcionamiento hasta el curso 2016-2017, habida cuenta de los trámites que conlleva sacar adelante una ley en la Junta General del Principado y de que en siete meses hay elecciones. La Consejería de Educación aseguró que la ley se aprobaría a principios de año y que el consorcio estaría en marcha para el curso 2015-2016. No es la única duda que hay sobre el proyecto. Hay quien llama la atención sobre el hecho de que la inclusión en el consorcio es optativa para los ayuntamientos y que, por lo tanto, existe la posibilidad de que algún municipio se quede fuera. Es lo que ha ocurrido, al parecer, en el País Vasco, cuyo modelo ha sido el elegido para aplicar en Asturias.

A eso se suma qué sucederá con las actuales plantillas. En el caso de Gijón, las aproximadamente 130 trabajadoras (en las escuelas de 0 a 3 años hay un único educador) fueron asumidas como empleadas municipales, tras una sentencia del TSJA. Por tanto, sus condiciones laborales son mejores que en algunos otros casos, con las complicaciones que eso conlleva a la hora de equiparar toda la red.

Mientras tanto, las educadoras de Gijón han vuelto a llamar la atención sobre los recortes que los centros han sufrido. Desde hace tiempo vienen advirtiendo de que la misma plantilla que antes atendía 9 centros ahora atiende 12, que las bajas no se cubren con la rapidez necesaria y que las aulas mixtas permitidas por el Principado (en las que se juntan edades de dos niveles distintos) complican aún más su labor.