Gijón pedirá al Principado otra escuela infantil en Contrueces

Moriyón, Arrieta y Rubiera, en una de las aulas del colegio Evaristo Valle. /
Moriyón, Arrieta y Rubiera, en una de las aulas del colegio Evaristo Valle.

La alcaldesa confirma que la ciudad «debe participar y decidir» en el consorcio que gestionará los centros de 0 a 3

O. CUERVO / O. ESTEBAN

Sería la número 14 de Gijón. El Ayuntamiento solicitará al Principado de Asturias los permisos necesarios para abrir una nueva escuela infantil, en este caso en Contrueces. Así lo aseguró ayer la alcaldesa, unos días después de que los vecinos de dicho barrio le transmitieran su petición. Carmen Moriyón había dicho entonces que lo estudiaría y ayer confirmó estar «de acuerdo» con el proyecto planteado. La idea es pedir a la Consejería de Educación permiso no sólo para contar con nuevas unidades, sino que habría que negociar la cesión del terreno, ya que la parcela propuesta, ubicada junto a la iglesia parroquial, es propiedad del Ejecutivo regional. Esta nueva petición llega, aunque aún no se ha formalizado, mientras el equipo de gobierno espera aún respuesta a la petición anterior. El 28 de agosto, recordó ayer Carmen Moriyón, remitió una carta a la consejería, formalizando la solicitud de los permisos para convertir el antiguo colegio Cabrales en una escuela de 0 a 3 años con seis unidades. «No tenemos respuesta», dijo la alcaldesa.

Estos proyectos de futuro llegan en pleno debate sobre el consorcio que gestionará este ciclo, herramienta propuesta por el Principado para solucionar los habituales conflictos en un ciclo que, aunque depende del Ejecutivo regional, es gestionado por los municipios. Unos conflictos que se han agravado con la reforma de las administraciones locales, que en principio no permite a los ayuntamientos encargarse de este servicio. Moriyón quiso ayer dejar claro, en primer lugar, que «el Ayuntamiento cree en el modelo» de las escuelas de 0 a 3 años, un ciclo que «hay que preservar», aseguró. A partir de ahí, admite que hay discrepancias y que el consorcio no es el mejor modelo. Aún así, «tenemos que estar, participar, decidir. Esa es la cuestión». Gijón ha solicitado que se mantenga la plantilla actual de los 12 centros gijoneses que funcionan en la actualidad, que tienen plazas para casi un millar de niños.

Carmen Moriyón hizo estas declaraciones tras haber visitado los colegios Alejandro Casona y Evaristo Valle, junto a los concejales de Educación, Carlos Rubiera, y de Mantenimiento y Obras de Infraestructuras, Manuel Arrieta. En el primero, la alcaldesa comprobó que algunos de los problemas denunciados por la comunidad educativa hace unos meses ya están solucionados, como la suciedad que provocaba una colonia de gatos en cubiertas y tejado. Pero, sin duda, el problema más acuciante del Alejandro Casona era la cubierta de uralita, que ya fue sustituida. «Aunque este tema es competencia del gobierno del Principado, acometimos la obra desde el Ayuntamiento porque entendimos que no podían esperar más y que era el único colegio de Gijón que aún tenía uralita», explicó Moriyón. La inversión fue de casi 97.000 euros.

En cuanto a la visita al Evaristo Valle, la alcaldesa y los concejales comprobaron el resultado de la remodelación de los baños tras una inversión de 20.905 euros.